CóMICS

¿Podrán unos titanes salvar a DC?

¿Podrán unos titanes salvar a DC?
¿Podrán unos titanes salvar a DC

Desde que se dio a conocer qué habría un live action de los jóvenes Titanes las expectativas comenzaron. Y no lo hicieron muy arriba. Las primeras imágenes de esta serie basada en los cómics de DC, no agradaron a la mayoría de los fanáticos, que no vieron con buenos ojos algunas libertades creativas que se tomaron los productores.

Pero, ¿y el resultado final? Una serie con escenas de violencia, sangre, humor y fantasía mezclados de tal forma que le da entretenimiento y credibilidad a un mundo lleno de superhéroes y supervillanos. Aunque con algunas fallas, es sin duda una mejor adaptación de historias de DC que, por ejemplo, la película Justice League (2017).

En la serie, una adolescente Rachel (Teagan Croft), que intenta descubrir sus orígenes y escapar de una secta que la persigue, mezcla su camino con Dick Grayson (Brenton Thwaites), un joven detective que lucha contra sus demonios internos, mientras busca su propia identidad lejos de su tutor, el héroe enmascarado Batman.

Y es sobre Grayson, mejor conocido en Gotham City como Robin, que recae el peso del show. Sin poder canalizar, como Batman ha intentado enseñarle, el asesinato de sus padres, incapaz de controlar su rabia que en más de una ocasión se apodera de él. Robin es sin duda el personaje más completo y parecido a la versión de los cómics.

Por otro lado, sus compañeros de cámara no alcanzan dichos niveles de complejidad, y se van convirtiendo en personajes que no hacen grandes aportes a la trama.

Rachel o Raven en los cómics parecía ser el eje central de la historia, pero termina siendo un complemento más que alimenta a Robin. Su relación de protector y protegida, le recuerda al joven héroe su propia historia con Batman y cómo a veces en la “paternidad” no hay decisiones fáciles y acertadas.

Koriand'r o Starfire (Anna Diop), cuyo cambio racial fue lo que más dio de qué hablar entre los fanáticos, ya que el personaje original es una alienígena pelirroja y en esta serie pasó a ser una afroamericana que viste de forma extravagante, comienza la serie prometiendo ser quizás la gran sorpresa del programa, pero cuya historia va perdiendo fuerza y credibilidad a medida que pasan los 11 capítulos que dura la primera temporada.

Gar Logan (Ryan Potter), el “chico bestia”, es quizás el que menos contribuciones ofrece a Titanes.

Titanes no goza de buenas actuaciones o diálogos memorables, pero sí de buenas intenciones, y eso logra mantenerla a flote. Tiene escenas de violencia que muchas películas de la pantalla grande desearían tener y un capítulo final que, para quien no sea lector de los cómics, abre una ventana de nuevas posibilidades en el amplio universo de superhéroes.

Se espera que una continuación se estrene este año.

Edición Impresa