MANIFESTACIÓN

Protesta en ‘los zapatos’ de un migrante

Protesta en ‘los zapatos’ de un migrante
Protesta en ‘los zapatos’ de un migrante

Algunos de los zapatos han recorrido miles de kilómetros desde que sus dueños decidieron abandonar Venezuela. Frente al Congreso de Colombia casi 300 pares “llaman” a ponerse en el lugar de sus portadores, en un intento para alejar la xenofobia que asoma en la política colombiana.

Tenis, sandalias, tacones, botas, zuecos, alpargatas... La Plaza de Bolívar de Bogotá, amaneció hace unos días con un tapete de zapatos. Cada par “representa una historia, y cada una de esas historias cuenta el camino de una persona que tuvo que dejarlo todo para tratar de cumplir sus sueños en Colombia”, dijo Alejandro Daly, del movimiento Derecho a no obedecer.

El movimiento lideró la instalación del calzado en respuesta a mensajes xenófobos de algunos aspirantes a cargos públicos en las elecciones locales que se celebrarán en octubre en Colombia, principal país receptor de los migrantes venezolanos.

Nuestro antídoto es “ponerse en los zapatos” del otro, que es la única manera de “entender a una persona”, añade Daly, un venezolano que llegó hace seis años a Colombia. Daly recogió más de 500 ejemplares en fundaciones colombianas que atienden la ola de migrantes que huyen de la peor crisis de la historia reciente de Venezuela, agravada por la recesión, la hiperinflación y el desabastecimiento.

La mayoría de zapatos pertenecieron alguna vez a los llamados “caminantes”, como se conoce a los venezolanos que salieron de su país a pie ante la falta de dinero para pagar un transporte aéreo o terrestre. Maltrechos y desgastados, dan cuenta del periplo de algunos de los 3.6 millones de migrantes que según la ONU han abandonado la otrora potencia petrolera desde 2016.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL