NAVIDAD

Turistas llenan las arcas de Papá Noel

El péndulo con el que Papá Noel ralentiza la rotación de la Tierra para distribuir regalos en una sola noche en todos los continentes hipnotiza a los turistas que se sacan fotos con el entrañable viejo de barba blanca.

Hasta el día de Navidad, Papá Noel recibe en su reino del círculo ártico a los visitantes y aprovecha para llenar las arcas. Y es que retratar este mágico momento tiene un precio. Y se puede hacer en Rovaniemi, “capital” de la Laponia finlandesa, proclamada ciudad oficial de Papá Noel desde 2010.

A unos kilómetros de allí, en la “Aldea de Papá Noel”, frente a una enorme gasolinera, los visitantes cruzan la famosa línea del círculo polar para poder reunirse con él en su oficina de madera y tejado puntiagudo.

Les espera sentado en un sillón imponente, al lado de un cofre lleno de cartas. Cada año recibe a más de 300 mil personas. Allí un “safari” de 400 metros cuesta 14 euros por niño y 18 por adulto, una experiencia exótica para muchos extranjeros que descubren los paisajes árticos impregnados de luz rosada. Todo lo que me contaron durante mi infancia se hizo realidad”, afirma Perpetua, llegada de Dubái.

Edición Impresa