CIENCIA Y AVENTURA

Viaje por el universo en un Volkswagen del 88

Sus nombres son Ángel Rivas Fonfría y Ana Isabel Salvador, y han recorrido 10 países divulgando la ciencia en su casa rodante, una Kombi Volkswagen de 1988. Ahora se encuentran en Panamá.

Ángel es argentino, graduado de física y es desarrollador de software. Ana Isabel, quien es española, estudió física junto a Ángel, y posee un máster en física teórica y un doctorado en cosmología. Su proyecto en común surgió hace un año y nueve meses cuando Ana se dio cuenta de que lo que le apasionaba era la educación, y al finalizar su doctorado en cosmología decidió especializarse en la docencia. Le gustaba más hablar y enseñar la física que investigarla. Juntos, Ana y Ángel decidieron unir la experiencia del viaje con la educación científica.

Ana y Ángel empezaron viajando “a mochila” desde Buenos Aires hasta la Patagonia, en Argentina y el plan era dar charlas científicas a lo largo del viaje. Se dieron cuenta de que el viaje en mochila era muy difícil y se inspiraron a través de las redes sociales en las casas rodantes. El viaje cambió completamente. Al principio, las divulgaciones eran generalmente en escuelas, pero luego los empezaron a llamar para dar charlas en observatorios, planetarios y universidades.

Viaje por el universo en un Volkswagen del 88
Viaje por el universo en un Volkswagen del 88

Misión y proyecto

Su misión es divulgar la ciencia, reivindicar el papel de la mujer en la ciencia y difundir el pensamiento crítico y científico. Están determinados a cambiar el estereotipo de los científicos y demostrar que la ciencia no es algo lejano y misterioso, sino accesible y atractivo.

Charla en Panamá

Hoy, 18 de julio, Ana Isabel Salvador y Ángel Rivas Fonfría harán la presentación ‘Cosmología, un viaje por el universo’, en la Universidad Marítima Internacional de Panamá a las 7:30 p.m. La entrada es libre. Pueden ser contactados en Instagram y Facebook como ‘acogeuncientifico’ y en la propia página web con el mismo nombre.



El nivel académico de las charlas varía dependiendo de las edades. Ana comenta que “solo sabemos un 5% del universo y las charlas se enfocan en colocar la situación de la física hoy día en un contexto general, es decir, qué es lo que sabemos y qué es lo que no sabemos”.

La financiación del proyecto se basa en el intercambio. Cualquier tipo de intercambio es aceptado y esto puede incluir el hospedaje, un plato de comida o la compra de los libros de sus charlas escritos por ellos. Sin embargo, la ayuda económica es siempre bienvenida, para suplir la necesidad de combustible.

La casa rodante

Para ellos, ningun día es igual. Siempre tienen que estar seguros de tener agua para lavar y beber, y gas para cocinar.

Los primeros meses del viaje tuvieron problemas eléctricos con el auto, ya que ninguno de los dos tenía experiencia con lo mecánico. Ángel cuenta que han quedado parados en caminos de barro y en carreteras desiertas, pero las personas que se han encontrado en el camino han demostrado ser generosas y empáticas.

Su viaje es temporal, ya que no es fácil ese estilo de vida. Al renunciar a las comodidades, están constantemente preocupados por el agua, el dinero para al gasolina y hay veces que están condicionados a depender de otras personas. A pesar de esto, la gratificación de promover la ciencia en Latinoamérica lo vale.

Edición Impresa