A COMPARTIR EXPERIENCIAS

Vivir a plenitud desde la creación literaria

Vivir a plenitud desde la creación literaria
Vivir a plenitud desde la creación literaria

Claudio de Castro, escritor panameño y promotor de lectura, siempre viajaba con una caja llena de libros, algunos para su propio consumo, otros más para ofrecerlos a las librerías.

“Hace unos años, en una calle del barrio Pato Cojo, en Costa Rica, mi hermano Frank, al verme pasando páramos con una caja tan pesada, me preguntó: ‘¿Cuántos libros llevas allí?’, ‘250’, respondí”, rememora.

Acto seguido, su hermano le contesta: “Pues en el bolsillo de mi pantalón llevo más’. Y sacó su teléfono celular. ‘¿Acaso no sabes lo que son los libros electrónicos?’. Yo no tenía idea. Le prometí estudiar el tema y publicar mi primer libro electrónico”.

Luego de un año regresó al país vecino y lo hizo con 15 libros electrónicos suyos publicados en el sitio de Amazon. “He depurado la técnica y tengo más de 100, entre novelas, relatos, libros de autoayuda, crecimiento espiritual y libros sobre la vida en familia, algunos en cuatro idiomas. Sigo publicando y ayudo a otros autores a publicar por primera vez sus libros electrónicos”.

Vivir a plenitud desde la creación literaria
Vivir a plenitud desde la creación literaria

Títulos

Su papá era hebreo y heredó la fe católica de su mamá.

El 80% de sus libros impresos y digitales son católicos, de espiritualidad, “escritos con un lenguaje muy sencillo que llega a todos. Suelo contar historias, como en esta entrevista. Es lo que hago, narro vivencias. El poder de un testimonio es tal que sacude el alma”.

Algunos de sus libros de más ventas en Amazon son: El Gran Secreto, Nunca te Rindas, El Camino del Perdón, Lo que Dios quiere de mí y Recetas para el Alma. “El que más solicitan es El Sagrario, hecho a solicitud de una dulce abuelita enamorada de Jesús, Rosario Araúz, quien una tarde me telefoneó para pedirme que lo escribiera”.

Por otro lado, tiene títulos como Operación Causa Justa, sobre la invasión militar estadounidense a Panamá en 1989. “El día que empezó la invasión tomé un diario y anoté lo que estaba viviendo. Unos 20 años después encontré el diario, polvoriento, guardado bajo unas cajas, y escribí el libro”.

Lo más reciente

Sus más recientes obras son La niña que le tenía miedo al color amarillo, Cartas a Dios (Querido Dios, ¿estás allí?) y El Mundo Invisible.

La niña que le tenía miedo al color amarillo. “Un libro de cuentos infantiles impreso, con ilustraciones a color y papel satinado, que escribí con mi nieta Ana Sofía. En octubre hicimos una presentación del libro en su escuela. No podían creer que una niña de seis años publicara un libro con su abuelo. Habla de los colores y cómo enriquecen el mundo”.

Cartas a Dios (Querido Dios, ¿estás allí?) . “Un libro de espiritualidad único, íntimo, para crecer en la fe y restaurar la confianza en Dios. Habla sobre un creyente que un día decide escribirle cartas a Dios”.

El Mundo Invisible trata sobre “la presencia del demonio en la Iglesia y el mundo. Es un libro que impacta. Tuve algunas experiencias desagradables mientras lo escribía. Se encuentra imparable por tercera semana, en primer lugar de ventas de su categoría en Amazon. Algo inesperado, que me sorprendió mucho. Me escriben de diferentes países para comentarme sobre este libro polémico. En este momento lo traducen al inglés”.

Familia

Claudio de Castro tiene 34 años casado con Vida. ¿Cuál es el secreto de la unidad de una pareja?

La vida humana no es sencilla. La adversidad forma parte de ella. Nadie está exento. Pero podemos superarlas. No rendirnos. Disfrutar la vida en lo sencillo y cotidiano. Y si te caes, pues te vuelves a levantar y sigues adelante. El secreto de la unidad entre esposos se encuentra en la oración, la presencia de ‘papa Dios’ en medio de nosotros (como suele decir Vida), el amor que cambia, se transforma y fortalece con los años y la inagotable paciencia de una esposa que impulsa al esposo y lo acompaña a alturas que él nunca imaginó. La oración juntos en la noche, no debe faltar. Sin la oración, estamos perdidos.

¿Cómo combina ser escritor con el de esposo y papá?

Llevo algunos años que mi oficio es ser escritor. Es algo que me apasiona. Me preguntan a veces si vale la pena. Debemos conquistar nuestros sueños. La vida es muy corta y merece ser vivida a plenitud. Yo creo que sí, vale la pena. Trato de hacer lo que Dios me pide. Y veo los frutos de estos libros. Cuando empecé le dije a Dios: ‘yo escribo, tú toca los corazones’ y lo ha hecho de maravilla. He aprendido que Dios es un gran Padre. Está cerca de nosotros, y nunca nos deja, aunque le demos la espalda. Mi primer oficio es el de esposo, luego el de papá y tercero, escritor. La santidad es un llamado a todos y un camino seguro es el matrimonio, en la cotidianidad de la vida. Mi esposa Vida y yo, pasamos tiempo juntos, que disfrutamos, igual que los paseos en familia. Me siento muy orgulloso de mis hijos, tres son profesionales y uno aún está en el colegio. Llenan mis días, son mi alegría, un don de Dios. Cada mañana hago un alto, apago el ordenador y salgo con Vida. Vamos a una cafetería por un delicioso café y un rato en que estamos solos los dos. Comentamos el día, los hijos, el futuro. Ella suele darme muy buenas ideas y consejos para mis libros y escritos. Tu esposa es tu complemento.

El papa y la JMJ

¿Qué expectativas tiene de la llegada del papa Francisco a Panamá?

Mi corazón es franciscano. Por tanto, me siento muy unido a este papa que trata de renovar la Iglesia y devolverle esos gestos de humildad y la santidad que irradia a Cristo y nos llama a la misericordia. A menudo me hablan de lo que ocurre en la iglesia, y me preguntan si está bien hablar de ello. “Por supuesto’, respondo, ‘debemos hacerlo, y también confiar en Dios, rezar mucho por el papa, nuestras familias, por los amigos y los enemigos, por todos”. Estoy convencido de que el papa Francisco nos traerá un mensaje espiritual que tocará muchos corazones. Mientras, haré lo que él tanto dice a los creyentes del mundo, cuando les pide: “Recen por mí”.

¿Qué le parece que Panamá sea sede de la Jornada Mundial de la Juventud?

El arzobispo de Panamá, Monseñor Ulloa, indicó en una entrevista que se esperan unos 258 mil peregrinos de 155 países. Vendrán con sus experiencias, dificultades y anhelos propios de la juventud. Y no vienen a un encuentro social, sino espiritual. Hay una santa llamada María Eufrasia Pelletier que decía: “Un alma vale más que un mundo”. Y lo creo. Me parece un hecho histórico y extraordinario que Panamá pueda ayudar a tantos jóvenes, tantas almas sedientas de la verdad a descubrir y encontrarse con Dios. Es lo que espero de esta jornada, un oasis espiritual que nos acerque a Dios e ilumine al mundo en medio de tanta oscuridad. El hecho que muchos peregrinos se van a quedar en familias de acogida, tendrá también un impacto enriquecedor en todos nosotros. Al final, todo esfuerzo valdrá la pena. Como panameño me siento feliz por las vocaciones que surgirán, por las almas que florecerán, por un Panamá que esperamos “más justo” y misericordioso.

Motivos para llevar las obras donde el censor eclesiástico

Este narrador istmeño lleva sus libros donde el censor eclesiástico, en especial aquellas obras sobre temas sensitivos. “Por lo general, se hace con los libros que están relacionados a la doctrina de la Iglesia. Y es para verificar que no contenga errores doctrinales. La primera vez que llevé un libro al censor eclesiástico fue hace muchos años.  Ocurrió de esta forma:  Escribí mi primer libro católico y como no tengo estudios de teología me acerqué a un sacerdote para pedirle que le diera una mirada al libro. Me explicó que en la Iglesia el Obispo de la diócesis designa un sacerdote para que lea estos libros. Le dan un sello que dice “Nihil obstat” (del latín, “nada se opone”) y el “imprimátur” (“que se imprima”)”.

Edición Impresa