LITERATURA

El Zorro cumple 100 años de existencia

El Zorro cumple 100 años de existencia
El Zorro cumple 100 años de existencia

Su nombre pasó a formar parte del vocabulario corriente para designar a aquel que se alza contra la injusticia: El Zorro, nacido el 9 de agosto de 1919 de la pluma de Johnston McCulley, se convirtió en un gran ícono cultural de la talla de Tarzán o Superman.

Después de su primera aventura, La maldición de Capistrano, que apareció por entregas en un pulp californiano, McCulley escribió otras 60, haciendo de El Zorro uno de los primeros héroes de la literatura estadounidense. Pero fue la pantalla, ya fuera la pequeña o la grande, la que dio notoriedad a este hombre enmascarado.

“El Zorro tiene rasgos de Robin Hood, y en parte, de Peter Pan y el Che Guevara”.


Isabel Allende, escritora chilena, cuando en el año 2005 fue entrevistada por su novela ‘El Zorro’.

McCulley se inspiró en un mexicano a medio camino entre el bandido y el patriota que vivía en California en el siglo XIX, en la época de la fiebre del oro: Joaquín Murieta, quien defendía a los menores amerindios frente a los gringos. El premio nobel de Literatura chileno Pablo Neruda le dedicó su única obra de teatro, y Walt Disney, una serie de televisión.

Otra de las figuras que le dio ideas a McCulley fue La Pimpinela Escarlata, un justiciero inglés que actuaba durante la Revolución Francesa, creado a principios del siglo XX por Emmuska Orczy, británica de origen húngaro.

A Don Diego de la Vega, un joven aristócrata de origen español con apariencia de inofensivo estudiante, le indignan los poderosos notables, corruptos y crueles de Los Ángeles y su región.

Cuando sale a defender a los pobres y los oprimidos, se transforma en El Zorro, vestido completamente de negro y escondiendo su identidad tras un antifaz de tela que deja a la vista su fino bigote.

Cuenta con su fiel servidor Bernardo, quien es mudo y finge ser sordo para mejorar su labor de espía, y con Tornado, su inteligente caballo negro. Otro personaje recurrente es el sargento Demetrio López García, un bebedor con una gran panza que es ridiculizado, pero que resulta más simpático que cruel.

Edición Impresa