ABUSOS

El abuso de parejas por opciones de anticoncepción

El abuso de parejas por opciones de anticoncepción
El abuso de parejas por opciones de anticoncepción

Hasta tres de cada 10 mujeres que buscan atención médica sobre planificación familiar en Estados Unidos han sufrido un control coercitivo sobre sus opciones reproductivas.

Las mujeres sufrieron abusos que iban desde la presión por ciertas opciones reproductivas hasta sabotaje deliberado de la anticoncepción y amenazas de violencia si no las cumplían, detectó un estudio en la revista BMJ Sexual &Reproductive Health. “Es algo que todavía no se reconoce”, dijo el profesor Sam Rowlands, autor principal del estudio. “El control reproductivo no necesariamente implica algún tipo de violencia, pero obviamente hay una superposición con la violencia íntima de la pareja”, añadió.

Planificación

El control sobre la planificación familiar es ampliamente reconocido como un derecho humano y los expertos dicen que poder prevenir embarazos no deseados puede mejorar el acceso de las mujeres a la educación y al trabajo, ayudando a romper los ciclos de pobreza.

La revisión de los estudios encontró que la presión hacia las mujeres, ejercida generalmente por un compañero masculino, parece ser común. Los autores definieron que la coerción reproductiva incluye una amplia gama de comportamientos que tienen un impacto en la capacidad de la mujer para hacerse cargo de su cuerpo y las selecciones de planificación familiar. Entre estos figuran desde chantaje emocional hasta sabotaje, como perforar condones, tirar píldoras anticonceptivas y el llamado “sigilo”, donde un hombre retira secretamente un condón durante las relaciones sexuales sin consentimiento. También se incluyen a las mujeres que fueron obligadas a continuar con un embarazo o abortar contra su voluntad.

La revisión de nueve estudios realizados en Estados Unidos sobre mujeres que buscan planificación familiar u otro tipo de atención médica, señaló que entre un 8% y un 30% de las consultadas informó sobre algún tipo de control reproductivo. Las mujeres jóvenes y de minorías parecían ser más vulnerables.

Edición Impresa