LITERATURA

Una ausencia enorme

Una ausencia enorme
Una ausencia enorme

La última vez que conversé con Gloria Guardia fue vía correo electrónico el pasado 4 de mayo. Compartíamos su felicidad por un nuevo triunfo para ella y para la literatura nacional.

Intercambiamos mensajes porque ella, la gran dama de las letras centroamericanas, sería objeto de uno de los tantos homenajes que le hacían por una obra reverencial.

Su muerte trae consigo dolor y tristeza. El lunes se cerró un capítulo istmeño de las notables letras de la región, en especial aquel que integra a los miembros del llamado post boom latinoamericano.

Premios y libros

Obtiene, entre otros, en 1966, el premio Ricardo Miró por la novela ‘Despertar sin raíces’. Triunfa en el Centroamericano de novela Educa por ‘El último juego’ (1977) y en el Premio Nacional de Cuento, ciudad de Santa Fe de Bogotá, por ‘Cartas apócrifas’ (1996). Quiere dejar por escrito su travesía investigativa por la historia de su Panamá. Así es como decide crear la trilogía ‘Maramargo’, una saga compuesta por las novelas ‘El último juego’, ‘Lobos al amanecer’ (2006) y ‘El jardín de las cenizas’ (2010).



El más reciente reconocimiento lo lleva a cargo la profesora Nilsa Lasso-von-lang, del Departamento de Lenguas Modernas y Literatura del Moravian College (Pennsylvania, Estados Unidos), quien convocó a un número plural de estudiosos de la literatura provenientes de Estados Unidos, Australia, América Latina y Europa, para que participen en un acercamiento crítico a la labor de quien fuera miembro de Academias de la Lengua en España, Panamá, Colombia y Nicaragua.

El tomo-homenaje a Gloria Guardia integra la serie Escritores Esenciales de América Central, en la que, entre otras, se recopilarán artículos, reseñas, ponencias, entrevistas y discursos de nuestra querida novelista, cuentista y periodista.

Otro logro ocurrió el lunes pasado, durante la inauguración de Centroamérica Cuenta 2019, que ocurre hoy día en la ciudad de San José, en el ámbito de la Feria Internacional del Libro de Costa Rica, cuando se presentó el libro Amérique Centrale Raconte, que reúne textos en español pasados al francés.

Son cuentos de los escritores centroamericanos Ulises Juárez Polanco, Daniel Quirós, Roberto Castillo, Alberto Pocasangre, Andrea Morales, Giovanni Rodríguez, Mario Martz y nuestra Gloria Guardia.

Una ausencia enorme
Una ausencia enorme

Esta publicación fue coordinada por el traductor y librero Jacques Aubergy, editor de L’Atinoir, quien recuerda que al leer el cuento Otra vez Bach, de Guardia, descubrió a una autora “maravillosa, interesante y excelente. Gloria tuvo la antología en PDF, pero no la obra en físico, porque la idea era presentarla en 2018 durante el Centroamérica Cuenta en Nicaragua, pero no se hizo esa edición del festival”.

Mientras que otra invitada a Centroamérica Cuenta 2019, la novelista Anacristina Rossi (Costa Rica), manifestó que uno de los grandes nombres que ha tenido en la historia literaria de Latinoamérica ha sido Gloria Guardia, y agrega que sus obras deberían estar más presentes en las librerías de la región.

El fotógrafo Daniel Mordzinski retrató en varias ocasiones a Gloria Guardia en Nicaragua, Colombia y Panamá. “Es una pérdida irremplazable”.

Recuerda, en la periferia de Managua, cuando en el Centroamérica Cuenta 2017 acompañó por unas horas a Guardia para visitar la tumba de su padre; ella radicaba en Bogotá desde 1995, junto a su esposo Ricardo Alberto Alfaro Arosemena. “Me contó la historia de la región centroamericana que ella encarnaba. Tenía un espíritu combativo y solidario. Hay que seguir leyéndola y publicándola. Siempre estará con nosotros”.

Edición Impresa