MÚSICA

La balada, el amor y sus ídolos

La balada, el amor y sus ídolos
La balada, el amor y sus ídolos

Cuentan los que saben de música, que la balada romántica en español nace en el albor de la década de 1960, descendiente directa del bolero latino y de la canción de autor europea.

Y entre 1970 y 1980, el incipiente género musical, experimenta la que se considera su “época de esplendor”, en la que aparecen las voces de artistas españoles y latinos que ganaron popularidad mundial y se convirtieron en ídolos: Nino Bravo, Raphael, Julio Iglesias, Roberto Carlos, Juan Gabriel, José Luis Perales, Dyango, Rocío Jurado, Rocío Dúrcal, Sandro, el dúo Pimpinela, Amanda Miguel, José José y Leo Dan.

El ritmo sosegado y las letras inspiradas siempre en el amor eterno o sufrido, se tomaron la programación de estaciones radiales y las mañanas y tardes en los hogares hasta un lapso entre finales del siglo XX e inicios del XXI, cuando nuevas corrientes musicales empezaron a ganar protagonismo en la industria.

Los artistas del romance se hicieron mayores, pero siguieron grabando más canciones y convocando nuevos conciertos y multitudes.

No obstante, el repertorio más esperado solía ser el de décadas pasadas. Los éxitos de siempre de la balada: Costumbres, Amor eterno, Un velero llamado libertad, Un beso y una flor, Yo soy aquel o Como una ola, entre muchas otras.

Igual ocurría con Camilo Sesto, uno de los baladistas más universales, destacaron ayer las semblanzas difundidas por la muerte del cantante y compositor a los 72 años debido a un paro cardíaco.

El artista español entonó varias de las canciones que no faltan en los playlist de los románticos obstinados. Vivir así es morir de amor, Algo de mí, El amor de mi vida, Quieres ser mi amante o Perdóname, resaltan entre sus más de 50 temas que llegaron al tope de popularidad de la música en español, inglés, italiana y en portugués, apunta un reporte de la BBC.

Que sus ventas de discos superaron las 100 millones de copias, que en 1975 incursionó en la actuación al protagonizar el musical Jesucristo Superstar y que una de sus facetas menos conocidas fue la de compositor para otros artistas (Miguel Bosé, Ángela Carrasco, José José o Sergio Fachelli), son otros logros del cantante nacido en 1946.

En su cuenta de Twitter (@CamiloSesto), antes de que sus familiares anunciaran su deceso, se promocionaba Camilo Sinfónico, un álbum en vinilo con las canciones que le convirtieron en un ícono de la balada.

Edición Impresa