CINE NACIONAL

‘Todos cambiamos’, la película que habla de aceptación

‘Todos cambiamos’, la película que habla de aceptación
‘Todos cambiamos’, la película que habla de aceptación

El director panameño Arturo Montenegro, conocido por comedias como Donaire y esplendor (2017) o Congelados en Rusia (2018), se adentra en el drama con su nueva producción Todos cambiamos (2019), desde hoy en los cines, donde explora temas como la familia, la aceptación o el rechazo, todo a través de la historia de una persona transexual.

Según cuenta el director, esta historia nace “de la necesidad de visibilidad de un tema como la transexualidad y su relación con la familia ante una mirada dura de una sociedad que prejuzga”.

En esa línea, el cineasta aseguró no sentir algún tipo de temor a adentrarse en este tema que para algunos es tabú y que en Panamá son muchas las voces que se levantan en contra. Para Montenegro esta película es la oportunidad de “no tener miedo a hablar amplia y libremente”.

Exclusión de la OMS

En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó su nueva Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), en la que excluyó la transexualidad de la lista de enfermedades o trastornos mentales. Esta decisión se debió a que no se han encontrado evidencias de que una persona con un desorden de identidad de género deba tener al mismo tiempo un desorden mental. Así la transexualidad dejó de ocupar un lugar en la línea de la esquizofrenia, demencias, neurosis, psicosis y otras enfermedades mentales.



“En esta película todos caben. Habla de lo que nos une, no de lo que nos separa. El hecho que esté inspirada en la nuevas familias no riñe con el concepto de ‘familia tradicional’. Tiene que existir en esta sociedad espacio para que todos puedan ser valorados y respetados”, expresa el director, despejando las dudas sobre si este filme, que incluye en su reparto a actores como Gaby Gnazzo y Leonte Bordanea, trate de imponer creencias o doctrinas, más allá de promover el diálogo.

Investigación

Aunque la historia no esté basada en nadie en particular, sí hubo un proceso de investigación sobre el tema de la transexualidad para brindarle al público información verídica. “El proceso de investigación sobre la transexualidad fue muy profundo y dedicamos mucho tiempo a la escritura del guion para tener una historia altamente impactante y humana”, explica Montenegro.

De esos días de estudio no solo nació el soporte argumental de la película, sino distintos aprendizajes para este director conocido también por su película de 2016 El cheque. “Aprendí que el amor es la mejor herramienta que tiene una familia para sobrevivir. Aprendí que con la búsqueda del conocimiento se pierden los prejuicios y la discriminación”.

Rechazo

Aunque la película se estrena hoy, sus detractores llevan meses catalogándola de ser un “ariete del transgenerismo en Panamá”. En la página web CitizenGo, unas 3 mil 700 personas firmaron para que el presidente de la República, Laurentino Cortizo, “califique la polémica película como no recomendada para menores”.

Los organizadores de este movimiento afirman que este filme utiliza “a menores para promover la película”, además de idealizar algo que “nunca sucederá” en la vida real, asegurando que el cambio de sexo no es posible y que se trata de “trastornos mentales según la Asociación Americana de Psiquiatría”

“Pedimos al Gobierno que vele por la integridad de los menores sometidos a un tsunami de propaganda transgénero nada acorde a su edad”, indica el pedido.

Conclusiones

Actores como Gaby Gnazzo hacen un llamado a la audiencia de que antes de juzgar la película, primero acudan a la salas de cine a verla: “Vayan a verla y luego que tengan absolutamente toda la información, hagan sus comentarios. Muchos creen que ya saben qué es lo que van a ver pero yo les puedo decir que ni se lo imaginan”.

Por su parte, Montenegro espera que la película deje como resultado “una sociedad abierta a cambios positivos para todos, en especial para las minorías que están en riesgo permanente”.

Edición Impresa