CREACIóN LúDICA

Una danza entre lo abstracto y lo figurativo

Una danza entre lo abstracto y lo figurativo
Una danza entre lo abstracto y lo figurativo

El pintor chiricano Emilio Reyes Montenegro ha mostrado su labor plástica no solo en Panamá, sino también en Noruega, Costa Rica y Suiza. Su individual “La Eneida” se inaugura este sábado 2 de junio, a las 2:00 p.m., en la Biblioteca de Boquete, Chiriquí, y estará disponible al público hasta el 31 de julio.

Antonio Singh, director de la Casa Cultural La Guaricha y curador de esta muestra, se siente regocijado “de la evolución del trabajo de Montenegro y de la producción que presenta, donde la paleta de colores se ve influenciada por los tonos pastel y figuras que llaman la atención de niños como adultos. Mantiene la incorporación de texturas logradas a través de la mezcla de acrílicos, óleo y tintas industriales, manteniendo esa danza entre lo abstracto y lo figurativo”.

Para el poeta Bladimir Víquez, la obra de Montenegro “tiene una fuerza que se dinamiza entre el color y el concepto; además, una influencia remarcada de la serigrafía que ha sido la génesis de su trabajo”.

“Es un homenaje a su madre Eneida Montenegro, quien ha sido su inspiración, y a la obra de Virgilio, por la guerra que ha enfrentado para lograr un lugar en el arte”.


Antonio Singh
Curador.

“La obra de este artista rota sobre la base de dos ejes: la naturaleza y el urbanismo. Del primero, decantado por lo zoomórfico, destacan sus gallos, toros, caballos, pájaros y otros animales; del segundo eje, los edificios y las ciudades. Este último parece un recuerdo, una influencia de pintores que compartían y amalgamaban el arte con la arquitectura de San José, donde fraguó las primeras obras el artista bajo el ojo de maestros consagrados”, agrega Víquez.

Montenegro establece que su obra “se crea sin manchas, sin ir sacando del soporte los conceptos, sino que desde el principio se plasman de manera deliberada, el realismo, la figuración o el abstracto. Las veladuras, las texturas y los colores poco mezclados forman parte del juego pictórico, de esa creación lúdica y armoniosa provocada por el flujo rítmico de la pintura”.

Edición Impresa