CINEMATOGRAFÍA

El camino para filmar

El camino para filmar
La cineasta panameña Terri Thrush sostiene que hay un gran potencial de que Panamá sea un lugar donde se hace buen cine. Archivo


El apoyo estatal y/o filantrópico es uno de los recursos importantes para elaborar un proyecto cinematográfico que cuente historias que conectan con el espectador en su diario vivir, o bien que narran historias que esperan por ser contadas.

A juicio de la cineasta panameña Terri Thrush —quien trabaja en Estados Unidos— hay muchas organizaciones internacionales que tienen fondos dispuestos para el desarrollo del cine, tal es el caso de la Organización de las Naciones Unidas y el Banco Interamericano de Desarrollo.

“Por ejemplo, yo sometí un proyecto para el Festival de Cine de Sundance para un proyecto cinematográfico sobre la comunidad indígena en Estados Unidos. Ellos toman en cuenta las solicitudes dependiendo del tema que uno quiere desarrollar en su película o documental”, dijo Thrush.

Igualmente, la cineasta expresó que “uno como artista debe aprender a buscar estos fondos”. “Uno no puede esperar fondos para hacer los proyectos, donde sea que estés. Es decir, uno tiene que buscar los fondos y esa es la parte díficil de cada artista”, afirmó.

Esa tarea consiste en cómo convencer o conseguir que entidades —gubernamentales y privadas— se interesen en el proyecto que se quiere realizar.

“Cuándo uno tiene un buen proyecto, y crees en él apasionadamente, uno sale a vender el proyecto. Empiezas siempre con tu familia y después se lo ofreces a filantrópicos que estén interesados en tu proyecto”, comentó Thrush.

La cineasta dijo que si bien los filantrópos no son muchos en Panamá sí existen, y que conseguir ese apoyo es díficil, pero no imposible.

“El artista necesita tener ese proyecto ya sea en una carpeta o una presentación de PowerPoint en la que se muestre esa dedicación y esa energía volcadas a la creación de ese proyecto y, muchas veces, en lo que a cine se refiere, la persona que quisiera recibir un apoyo para su proyecto tiene que darse a conocer a través de un cortometraje”, explicó.

En este sentido, Thrush manifestó que está involucrada en un proyecto en el que se otorgarán fondos a todos aquellos que hacen ver su pasión por el cine y quieren trabajar en la realización de cortometrajes desde temprana edad. Es un proyecto que está en desarrollo y que, cuando la cineasta regrese a Panamá, se pondrá en marcha.

“Yo sí le veo futuro al cine en Panamá porque estamos promoviendo el arte y creo que es necesario alentar a los jóvenes de cualquier edad, ya que al arte no le importa la edad y es inherente al ser humano”, expresó.

El camino para filmar
El Fondo Cine busca promover el cine nacional. Archivo

Por lo que señaló que es necesario que se den más oportunidades aunque sean fondos pequeño, para que así esos cineastas que quieren brillar en su carrera profesional puedan arrancar. Llamó a que en Panamá haya mayor disponibilidad de fondos para el desarrollo del cine y enfatizó en que el camino ya está cimentado hacia esa dirección.

“Yo considero que el Ministerio de Cultura también tiene sus objetivos y está realizando un muy buen trabajo. Hubo problemas en el camino, como los padecemos todos en relación a la crisis desatada por el Covid-19”, valoró.

Al mismo tiempo, apuntó que sería bueno establecer enlaces con aquellos países desarrollados, como Argentina, Chile o España, para llevar los cortometrajes panameños y así exportarlos como marca país.

Las iniciativas estatales

La Dirección de Cine del MiCultura también tiene iniciativas desplegadas para apoyar al cine en el país en respuesta a los desafíos que esto presenta, más aún durante la era post-pandemia.

Una de ellas es la puesta en marcha desde hace ya varios años del concurso nacional Fondo Cine, en el que anualmente se otorgan $2.2 millones en premios para la realización de producciones cinematográficas.

“En Panamá, la industria cinematográfica y audiovisual presenta muchos desafíos. Un reto importante para la industria cinematográfica es lograr la profesionalización del sector con personal calificado, estamos apoyando económicamente todos los programas de formación realizados por los festivales de cine, las fundaciones y la Universidad Nacional”, dijo la directora de la Dirección Nacional de Cine, Sheila González.

En tanto, un hecho trascendente fue la aprobación de la Ley General de Cultura el año pasado, en la que se establece que cualquier empresa extranjera que al amparo de la ley realice una obra cinematográfica o audiovisual en territorio panameño gozará de un retorno económico del 25% del total de sus compras de bienes y servicios debidamente documentados pagados a favor de proveedores nacionales dentro del país.

“Esto indudablemente atraerá la inversión extranjera a nuestro país y servirá para que la industria pueda crecer y lograr una próspera rentabilidad”, dijo.

Otra de las prioridades del Dicine, de acuerdo con González, es ampliar los mercados de exhibición, por lo que se está trabajando en conjunto con la Cancillería y las Embajadas para impulsar y promover las películas en festivales de cine, y también se brindará un apoyo a directores y productores para que asistan a presentar sus películas en festivales y establezcan las conexiones necesarias que permitan una mejor exhibición y distribución, para que más países puedan ver el potencial de Panamá en el sector fílmico.

Las recientes polémicas que envuelven a MiCultura

La Asociación de Teatristas de Panamá logró finalmente establecer mesas de trabajo con MiCultura después de meses de pedir una reunión para resolver asuntos como el pago de los alquileres de locales y el impulso de las producciones. Mientras, representantes de organizaciones y festivales que promueven la música culta, clásica o académica enviaron una carta al ministro de Cultura, Carlos Aguilar, en la que le piden la oportunidad de conocer la política del ministerio en esta materia y desarrollar esquemas en conjunto. Los grupos manifestaron su descontento ante “la falta de representación” de la que dicen ser objeto por MiCultura.