SUBASTA DE ARTE

El Casco Viejo se embellece

 El Casco Viejo se embellece
Las puertas diseñadas por Emanuel Daza (izquierda), Milena Salas (centro) y Gabriela Zerpa (derecha) estarán disponibles en la subasta de este año junto con otras creaciones de artistas nacionales e internacionales. José Vilar

Desde hace ya seis años, la Asociación de Vecinos y Amigos del Casco Antiguo (Avaca) lleva a cabo la iniciativa The Casco Door Project con la que se busca dar una segunda vida a las puertas y ventanas de aquellos edificios coloniales del Casco Viejo que estaban en proceso de remodelación, y condenados al olvido y al abandono.

En la subasta de este año –disponible hasta el 21 de diciembre– participan más de 50 artistas locales e internacionales que aportaron sus piezas con el fin de recaudar fondos para Avaca, que durante el año realiza diversas obras, entre ellas, donaciones de objetos –tarjetas de comida y mascarillas para los moradores del Casco Viejo– y donaciones al centro de salud de San Felipe.

El interesado en adquirir cualquiera de las piezas que se pondrán a subasta puede hacerlo registrándose en el sitio https://events.handbid.com/auctions/casco-door-auction-opening-doors-2020. Igualmente, se puede consultar un catálogo que detalla las piezas de arte a las que se puede acceder: https://issuu.com/avacadoorproject/docs/od_catalogue_2020.

“Parte del dinero que recaudamos cubre los costos operativos y administrativos de Avaca pero la gran parte de esas ganancias son para utilizarlas en programas de beneficio a la comunidad para que sea inclusiva y vibrante”, manifestó su directora Cristina Troya.

Entre los futuros planes que tiene Avaca para aportar a los vecinos de San Felipe está la creación de un parque comunitario. “Todo lo que recaudemos este año se invertirá nuevamente en la comunidad”, agregó.

Las obras de arte

La artista y arquitecta Gabriela Zerpa rememora en su creación a la Casa Boyacá, que terminó de construirse en el año 1890 en la Plaza Herrera, y que quedó totalmente destruida durante un voraz incendio en febrero de 2018. Ahora sólo queda en el imaginario colectivo de los panameños y amantes del casco viejo capitalino.

“Decidí pintar algo sobre lo que ya no está, lo que ahora es intangible y queda en el imaginario popular. Me pareció interesante hacerle un homenaje a la Casa Boyacá, siendo un sitio tan conocido, y mi objetivo no era hacer tanta alusión a pintar lo que era sino pintar un fantasma de ese edificio en la puerta”, dijo Zerpa quién afirma que el estilo arquitectónico del otrora edificio Patrimonio de la Humanidad la cautivó por completo.

En cambio, Emanuel Daza refleja en su puerta Korona Panda en Plaza Catedral, la situación actual que vive el mundo por la Covid-19 desde su propia perspectiva creativa y juguetona. En la parte de abajo se puede apreciar a un oso panda con una corona que lo proteje del virus mientras camina por la Plaza de la Independencia, con el Hotel Central de fondo.

“El arte siempre será un reflejo de lo que esté pasando en cualquier época. En estos momentos, vemos el año 2020 reflejado en esta puerta. Quién vea esto en 100 años se sorprenderá de ello. Nosotros tenemos que recordar de una manera u otra la historia para no repetirla”, expresó.

Ángela García, por su parte, refleja la biodiversidad característica de Panamá en Vuelo de Amor Atemporal, con una tortuga marina como protagonista y varias mariposas azules rodeando el fondo del mar. En ella trata de expresar la mezcla de lo efímero que puede ser una mariposa caracterizada por su belleza, como lo longeva que podría ser una tortuga.

“Esta pintura tiene realismo mágico”, expresó de su obra que completó en un mes y medio, durante la pandemia, con lo que tuvo tiempo de plasmar su inspiración y cubrirla con cera de abeja para garantizarle una mayor protección.

Jorge Vallejos Ventura convirtió una puerta deteriorada en su obra Jardín Azul II, en la que refleja la naturaleza panameña. “Mi temática se centra en los bosques, entonces pensé en añadirle el rojo por el trópico y el azul que representa la calma y el equilibrio, en medio de la vegetación”, añade el artista plástico.

Milena Salas, en su puerta Conexiones, refleja la conectividad del Canal de Panamá en estos momentos y aquellas características socioculturales que hacen único al país. “Se quiere representar la diversidad cultural a través de nosotros como seres humanos así como en la variedad de fauna y flora que podemos encontrar alrededor, y cómo el país conecta muchos continentes a la vez mediante el transporte de víveres y otros implementos de primera necesidad a través del Canal”, dijo.

Lida Castillejo, mediante su obra “Chucantí, la selva prevalece... pero al final la naturaleza prevalece”, exhibe un vivo testimonio de la fauna y la flora de Cerro Chucantí y que hacen único ese lugar del país. “Es bonito que esta ventana tenga una segunda oportunidad”, dijo.

Edición Impresa