MEDIO AMBIENTE

El futuro de los océanos

El futuro de los océanos
Yolanda Kakabadse, presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), durante la inauguración del IV Congreso Mundial sobre Áreas

La ecuación es simple: el 60% de la humanidad come pescado, por lo que preservar los océanos es la única forma de asegurar la dieta alimentaria global, advierte la presidenta del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), Yolanda Kakabadse, en entrevista con la AFP en Chile.

En la ciudad chilena de La Serena (centro-norte), Kakabadse, exministra de Medio Ambiente de Ecuador, dice que la pesca ilegal, la sobreexplotación, los efectos del cambio climático y la falta de voluntad política para priorizar la conservación completan un coctel explosivo para los mares.

Con este sombrío panorama, es impostergable que el IV Congreso Mundial sobre Áreas Marinas Protegidas, Impac4, que se desarrolla esta semana en La Serena, genere una hoja de ruta clara que establezca planes de manejo viables para proteger al menos el 30% de los mares.

¿Cuál es el fin de Impac4?

Este ejercicio de congregar a los expertos en temas marinos debería realizarse con más frecuencia, porque debemos acordar acciones mucho más fuertes. Nos hemos propuesto conservar 10% del área marina de los océanos en general como área protegida, pero 10% no es nada. Es muy suave, debemos ser más radicales en nuestra ambición de proteger el océano. El 60% de la humanidad come pescado. Si no cuidamos este recurso, que son los océanos y todas sus especies, estamos amenazando la seguridad alimentaria del ser humano.

¿Cuál es la principal amenaza para las aguas oceánicas y sus costas?

El cambio climático es de los factores que más está influyendo. En este momento, el 50% de los arrecifes de coral está impactado, y si no hacemos algo pronto en los próximos 30 años, para la mitad de este siglo habrán desaparecido.

¿En qué grado influyen la sobreexplotación de las pesquerías y la contaminación?

Hay una sobrepesca indudable en todas partes del mundo. La contaminación que vertemos a los océanos de sustancias químicas de vertientes que vienen de áreas urbanas, de plásticos, cada uno de esos elementos que vertemos en el mar como si fuera un gran basurero, están destruyendo las especies y la calidad del océano. Los peces están siendo contaminados y cuando llegan a la mesa del consumidor ya vienen afectados por contaminación química.

¿Cuál es la situación en América Latina?

Todos nuestros países saben cuáles son las áreas que deberían ser protegidas, lo que hace falta es la decisión política de proteger más áreas marinas.

¿Qué acciones aseguran el éxito de planes de preservación?

No sirve de nada que declaremos áreas marinas si nuestros ríos siguen llevando contaminantes al océano. No sirve de nada protegerlas si no ponemos regulaciones al sector pesquero. No sirve de nada declararlas sin la gente, las comunidades.

Edición Impresa