CHINA

La gran pista de nieve bajo techo

La gran pista de nieve bajo techo
La pista artificial está atrayendo más visitantes.

El sol del verano sigue quemando afuera, pero dentro los visitantes encuentran 80 mil metros cuadrados de pistas de esquí a -5°, que hacen del parque Harbin, en China, la mayor sala de deportes de invierno cerrada del mundo.

En el interior del monumental “Parque de los hielos y de las nieves” de Harbin, sopla un viento gélido con copos de nieve. Los esquiadores abrigados con ropa acolchada se aprestan a bajar raudos por las pistas inmaculadas, símbolo de la explosión de la aficción por los deportes de invierno en el país asiático.

Este edificio monumental de 80 mil metros cuadrados está equipado de seis pistas y la más larga de ellas se extiende por 500 metros. Fue construido por el conglomerado chino Wanda y se mantiene siempre a una temperatura de -5° gracias a ventiladores y a un sistema de refrigeración subterránea.

“Esquiar aquí es como esquiar en un frigorífico gigante”, dice sonriendo Kane Li, de 10 años, cuyo sueño es participar en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022.

Kane Li se entrena en una escuela privada de esquí de Pekín y con sus compañeros tenían la costumbre de viajar en verano a Nueva Zelanda, aprovechando el invierno austral. Pero tras la inauguración de este parque a finales de junio, pueden seguir entrenando sin tener que salir del país.

En un día de semana, cerca de 40 personas de todos los niveles practican en la sala de Harbin. El lugar está equipado con telesillas, pendientes para trineos y también para los principiantes, además de un espacio para comer cuyos muros están revertidos de una cobertura que imita la madera.

El precio es de 488 yuanes (75 dólares) al día, incluyendo el alquiler de equipamiento.

Edición Impresa