TECNOLOGÍA

Innovación en la batalla contra el coronavirus

Innovación en la batalla contra el coronavirus
En varios países de Europa se usan los drones para vigilar que nadie esté, sin autorización, en las zonas públicas. AFP

La necesidad es, como dicen, “la madre de la invención”, y mucho más en medio de una crisis como la causada por la propagación del Covid-19, como demuestran los drones que miden la temperatura de las personas desde lo alto, unos brazaletes “anticontagios” o aplicaciones que convierten los datos de la pandemia en información útil.

Alarma en las manos

En Perú, donde hay casi 7 mil casos positivos de Covid-19, un grupo de ingenieros de GT-Analytics compartió, sin costo, su invento: un “brazalete anticontagio”. Se trata de un dispositivo sencillo que emplea un sensor que activa una señal (sonido y vibración) cuando la persona acerca su mano al rostro, la principal forma de contagio, según ha advertido la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Apple y Google

Los gigantes de la tecnología Apple y Google anunciaron una asociación para permitir el seguimiento digital de personas que han estado cerca de infectados por Covid-19 con el fin de limitar la propagación de la enfermedad, reportó la agencia AFP: ‘Se permitirá el uso de la tecnología Bluetooth en los celulares para ayudar a los gobiernos y las agencias de salud a reducir la propagación del virus, poniendo la privacidad y la seguridad del usuario en el centro de su concepción’, dijeron.

“No tenemos la intención de patentar este producto, la idea es salvar vidas”, dijo Iván Robles, coordinador del grupo, reportó la agencia AFP.

El brazalete funciona como un “guardián” que velará para que el usuario no se toque la boca, los ojos o la nariz, sobre todo cuando está fuera de casa, porque, inconscientemente, las personas son capaces de llevar sus manos a la cara un mínimo de 23 veces por hora y hasta 500 durante todo el día, como han demostrado experimentos científicos al respecto.

Innovación en la batalla contra el coronavirus
Monitoreo de la temperatura de los transeúntes. AFP

Drones que hablan

El empleo de drones con altavoces como apoyo para vigilar zonas de confinamiento, ha sido implementado en diferentes países como España, Francia, Grecia o Italia, uno de los epicentros de la pandemia y en donde, además, usan los aparatos para tomar la temperatura a quienes transitan por los espacios públicos. El dron envía a una pantalla la imagen que muestra si alguien presenta alguna “fiebre sospechosa”, explicaron a los medios locales las autoridades de Treviolo, un pueblo de Lombardía. En el país con forma de bota se han registrado más de 150 mil pacientes con Covid-19 y casi 20 mil decesos.

Manejo del encierro

Pensando en las personas que enfrentan el aislamiento solas en sus casas, la empresa noruega No Isolation presentó Komps, un dispositivo tecnológico con facilidades para que a los adultos mayores que no pueden usar las plataformas tradicionales de los teléfonos inteligentes o no están familiarizados con las herramientas de comunicación y mensajería instantánea, les sea sencillo incursionar y así interactuar, a distancia, con su familia o amistades, describieron los responsables de la iniciativa a las agencias internacionales. En Noruega hay casi 6 mil 500 casos confirmados y más de un centenar de muertos por el coronavirus.

ROSA, NICO y PACO

En Panamá, la tecnología ha dado paso desde el inicio de la crisis a herramientas digitales como ROSA (Respuesta Operativa de Salud Automática), NICO (Notificación Individual de Caso Obtenido) y PACO (Protección Actualizada de Casos en Observación). ROSA es una página en la que quienes presenten alguno de los síntomas de alerta del Covid-19, pueden esclarecer dudas, NICO es un portal que informa sobre los casos que resultaron positivos a los interesados, mientras que PACO es una aplicación que tiene la función de validar que los pacientes con el virus se mantengan en casa, según detalles de la Autoridad de Innovación Gubernamental.

Innovación en la batalla contra el coronavirus
Komps facilita la comunicación digital. AFP

Edición Impresa