ADOLESCENCIA

Cuando los jóvenes empuñan las armas en la gran pantalla

A la fuerza o de buen grado, los adolescentes empuñan las armas en la Berlinale, con películas como la colombiana Monos, en la que se entrenan para convertirse en combatientes, y la italiana La paranza dei bambini, donde eligen una vida criminal.

Seleccionada igualmente en el Festival de Sundance, Monos, de Alejandro Landes, explora cómo los conflictos interiores característicos de la adolescencia pueden encontrar eco en las vicisitudes de la guerra.

Rambo, Patagrande, Lobo... En total, ocho jóvenes combatientes pertenecientes a la “organización” están a cargo de vigilar una rehén estadounidense conocida únicamente como la doctora (Julianne Nicholson), así como una vaca lechera. Blancos de una emboscada, deben huir a un lugar remoto en la montaña donde caerán en la violencia extrema, rayana en la locura.

“Lo que me interesaba era explorar la ira interior del adolescente”, explicó el director colombo-ecuatoriano en la Berlinale, donde la película, seleccionada en la sección paralela Panorama, llenó las salas.

“En nuestra guerra civil, nunca hubo líneas claras: estaban los guerrilleros, los paramilitares, el Estado, los narcotraficantes... Yo quería explorar la naturaleza humana de los más jóvenes, que nunca luchan por razones ideológicas”, explicó Landes.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL