V DE VEGETARIANA

La logística de un antojo

El otro día fui al cine con una amiga; yo pedí un popcorn mixto y ella pidió un hot dog con todo. Hace tiempo que no como hot dog; olía delicioso.

¿Será que sirven hot dogs vegetarianos en algún restaurante de Panamá? Mientras pienso en averiguar eso, tengo antojo ya.

Hay recetas de salchichas vegetarianas caseras, pero rinden demasiadas, y requieren tiempo y bastantes ingredientes que no tengo, y probablemente no encuentre todos en el supermercado.

Podría encontrar salchichas vegetarianas en la sección de congelados del supermercado, pero un empaque trae varias y a veces indica “consumir en siete a 10 días”, y no planeaba comer tantos hot dogs en una semana. Si las vuelvo a congelar tendría máximo dos meses para terminarlas, igual son más de las que quería en tan poco tiempo.

Además, tendría que comprar un paquete de pan de hot dogs, que trae demasiados panes, más todo lo que le quiera poner encima. Necesitaría invitar a más gente a comer para que no se echen a perder, pero ¿cuántos aceptarían comer salchichas veganas? Todo esto cruzó por mi mente mientras mi amiga se terminaba su hot dog antes de que empezara la película.

Al final, comer un hot dog podría costarme demasiado dinero, tiempo, esfuerzo, y desperdicio de comida. Mejor me quedo con el antojo.

Edición Impresa