INTERCAMBIO

La moda del guardarropas giratorio

La moda del guardarropas giratorio
La moda del guardarropas giratorio

Adiós a aquel vestido de fiesta comprado para usarlo apenas dos veces, o a la blusa que acumula polvo en el fondo del armario: las empresas que alquilan ropa a cambio de un abono mensual crecen en Estados Unidos, y perturban la moda tradicional.

“Alquiler: esa es la palabra clave en este momento en el comercio minorista” de la vestimenta, asegura Kayla Marci, analista del bufete de datos sobre el comercio minorista Edited.

Hace 10 años comenzó a usarse para casamientos o fiestas, pero el mercado de alquiler de vestimenta se ha transformado, y ahora supera los mil millones de dólares de facturación en el mundo, según un estudio del bufete Grand View Research, publicado en abril.

Jacqueline Jackson, ejecutiva de la industria de los cosméticos, se convirtió en fan el día en que se dio cuenta de que el precio del abono mensual a Rent The Runway, el gigante del mercado estadounidense, le costaba menos que alquilar el vestido que quería para ir a un casamiento.

“Es agradable disponer de esta suerte de guardarropa ilimitado, de ponerme las cosas que me gustaría comprarme, porque muchas de estas piezas son bastante caras”, explica esta madre de dos niños pequeños, que no tiene tiempo de ir de compras.

Una vez utilizadas, las piezas deben ser devueltas vía el servicio de correo UPS o depositadas en una de las tiendas físicas de Rent The Runway, que se ocupa de limpiarlas. Las clientas también pueden comprar las prendas.

La otra ventaja del alquiler de ropa es su dimensión de mayor duración, menos consumista y de menor impacto en el medio ambiente. Una tendencia que hasta llevó a Ikea a lanzarse progresivamente a alquilar muebles.

Edición Impresa