Cuando la música hermana y acerca

A la música no la divide ningún idioma ni los ritmos distintos ni las nacionalidades diferentes.

El arte de crear con ritmos es capaz de unir distancias, hermanar sonidos diversos y transformar a desconocidos en amigos.

Todo esto quedó demostrado una vez más el jueves pasado, cuando los maestros John Patitucci, Danilo Pérez, Osvaldo Ayala y Billy Herron ofrecieron un espectáculo de calidad en el marco de la versión número 11 del Panamá Jazz Festival.

Patitucci lideró su Latin Project unido con los chicos del Berklee Global Jazz Institute y Ayala ofreció el Transístmico Project junto con Herron, de la mano de artistas de procedencias distintas.

Las cadencias del continente africano se unieron al palpitar de Europa y ambos se unieron al sentimiento istmeño de Azuero, en un recital que tuvo momentos cercanos a la perfección.

Fue uno de esos conciertos que la audiencia deseó que fuera interminable, señala inequívoca que lo disfrutaron, y mucho.

Edición Impresa