ALAMESA.PA

El nance, un manjar muy nuestro

El nance, un manjar muy nuestro
El nance, un manjar muy nuestro

Cuando se trata del nance, el mundo podría fácilmente ser dividido entre personas a las que les encanta y personas que no quieren nada con él. Parece no haber punto medio, así de polarizante puede ser esta fruta. Algunas personas argumentan que el nance es un gusto adquirido, y puede que tengan razón. Pero lo que es cierto es que para aquellos que sí les gusta es casi una obsesión cuando llega la temporada de nance, y una pesada de nance con queso blanco es una tentación muy grande.

El nance proviene de la planta Byrsonima crassifolia, un arbusto nativo de México, que crece en áreas tropicales de América. Conocida también como nanche, nancite, craboo, kraabu, changunga, muruçi y golden spoon, la fruta es una baya generalmente un poco más chica que una aceituna, con un hueso duro y semillas pequeñas, que se torna de color amarillo o naranja cuando está madura. Tiene un olor y sabor fuerte y dulce, y se puede consumir cruda o cocida.

En Nicaragua se prepara en postres como raspados, con azúcar y agua, o se fermenta en botellas por varios meses. En Costa Rica se hace chicha, una bebida fermentada, o crema de nance, un licor parecido al ron. En Brasil se usa en bebidas carbonatadas, helado y jugos. En Panamá se consume mucho en jugos, mermeladas, paletas, duros y más; y claro la famosa pesada de nance, que se mezcla con azúcar o raspadura y harina o maíz nuevo, y se acompaña usualmente con queso blanco.

El nance, un manjar muy nuestro
El nance, un manjar muy nuestro

Para la salud

La fruta es baja en calorías, y provee una gran cantidad de fibra, carbohidratos y proteína. Tiene un alto contenido de taninos, que son antioxidantes.

Contiene vitamina A y betacarotenos, que juntos tienen efectos antienvejecedores; vitaminas B3, B5, B6 y B9, E, K; y mucha vitamina C, esencial para el sistema inmunológico.

Contiene minerales como calcio, hierro, magnesio, manganeso, potasio y fósforo; ácido fólico, que ayuda a disminuir el riesgo de sufrir de depresión y demencia, y ayuda a mantener el cerebro joven y mejorar la memoria.

Además de la fruta, aproveche los beneficios del arbusto de nance: sus hojas pueden usarse en infusiones para curar problemas digestivos, resfriados, problemas renales y más. Mientras que la madera de nance es muy preciada como leña para asados, ya que le da un delicioso aroma y sabor a las carnes.

Edición Impresa