AMBIENTE

La naturaleza amenaza a Indonesia

La naturaleza amenaza a Indonesia
La naturaleza amenaza a Indonesia

Con sus playas, su volcán en el horizonte y su santuario para rinocerontes, Tanjung Lesung, en Indonesia, aspira a ser un “nuevo Bali”, pero los desastres naturales podrían poner fin a su ambición.

El tsunami que el mes pasado dejó más de 400 muertos en las costas del estrecho de Sonda, pone en duda el futuro económico de esta y de otras regiones que quieren potenciar el turismo.

En Tanjung Lesung, el tsunami llegó por la noche, sin avisar, tras el derrumbe de parte del volcán Anak Krakatoa. Más de un centenar de personas que estaban en el hotel Tanjung Lesung Beach murieron y otros establecimientos fueron devastados, incluyendo los búngalos de la playa.

El ministro indonesio de Turismo, Arief Yahya, ordenó que la ciudad vuelva a ser reconstruida en un plazo de seis meses.

“Las catástrofes pueden llegar en cualquier lugar de Indonesia“, dijo a la AFP en una visita reciente a la ciudad. “Se necesitan sistemas de alerta de tsunamis, sobre todo en las zonas turísticas, y vamos a instalarlos”, aseguró.

El año pasado cerca de un 42% de los 14 millones de turistas extranjeros que viajaron a Indonesia fueron a Bali, lo que supuso unos ingresos de 17 mil millones de dólares.

El objetivo es atraer a los inversores de China y Singapur, entre otros, para llevar a 20 millones el número de turistas anuales.

En la lista también figuran el templo de Borobodur, la isla paradisíaca de Belitung, la isla de Lombok, el Lago Toba, en Sumatra, el espectacular volcán Bromo o el parque nacional Komodo, donde viven los famosos dragones.

Pero el tsunami podría poner en duda estos planes de inversión, como el de 4 mil millones de dólares previsto en Tanjung Lesung.

Lombok también se vio afectado este verano por un sismo que dejó más de 500 muertos y llevó a los turistas a huir en masa. Unas semanas antes, el naufragio de un ferry en el lago Toba dejo unos 200 muertos y desaparecidos.

A finales de 2017, el volcán Agung recobró su actividad y dejó a miles de turistas bloqueados en Bali.

En el segundo semestre de 2018, el número de turistas en Indonesia se hundió como consecuencia de los terremotos en Lombok, de un sismo y un tsunami en las islas Célebes.

Indonesia es uno de los países del mundo con más catástrofes naturales porque se encuentra en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona de fuerte actividad sísmica y volcánica.

Edición Impresa