CONOCIMIENTOS

El oficio de ser crítico de cine o el extraño trabajo de ser odiado

El oficio de ser crítico de cine o el extraño trabajo de ser odiado
El oficio de ser crítico de cine o el extraño trabajo de ser odiado

La cineasta panameña Pituka Ortega-Heilbron define al oficio de ser crítico de cine como una “relación de amor y odio entre el público y los críticos”. Una relación que, como debatieron en el marco del Festival Internacional de Cine de Panamá, los críticos de cine José Teodoro (Canadá), Daniel Domínguez Z., (Panamá, editor de La Prensa) y Joel del Río (Cuba), busca más que todo “la educación y generar debate”.

“A veces es complicado dar tu opinión”, confiesa el también docente Joel del Río, quien mira este oficio como un acto de honestidad, en donde existe cierto tipo de complicidad, “no con una persona”, sino con la sociedad, para tratar de “echar hacia adelante el mundo cinematográfico”.

El periodista Daniel Domínguez Z. ve la educación que hay de trasfondo como uno de los grandes objetivos. “Ser una guía, mostrar los caminos que hay de contar historias, sobre todo en nuestros países, donde para bien o para mal, la presencia de Hollywood es tan grande. Es bueno decirle a la gente que hay otro cine, con otros lenguajes y otras ideas”, explica el también reportero, quien cree que “es una educación de doble vía entre los lectores y los críticos”.

“Puede ser una profesión algo solitaria, porque no sabemos cómo va a reaccionar la audiencia”, expresa José Teodoro. “Al final, se trata de despertar en las personas la inquietud y la emoción por el arte del cine”.

Fipresci

El premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci) es uno de los galardones más prestigiosos en el mundo del cine, y que está presente en festivales de la talla de: Cannes, Toronto y San Sebastián. Este año, por primera vez este reconocimiento será dado en el marco del Festival Internacional de Cine de Panamá a una película de América Central y el Caribe. El jurado está conformado por los críticos de cine José Teodoro (Canadá), Daniel Domínguez Z. (Panamá) y Joel del Río (Cuba), quienes seleccionarán a la producción ganadora que se dará a conocer el último día del festival, el miércoles 10 de abril.



Redes sociales

“Este oficio está en crisis”, confiesa Del Río, haciendo alusión a las redes sociales y las oportunidades que estas le dan a las personas de hacer las veces de críticos del séptimo arte. “Los foros es lo que le permite a cada opinante creerse que sabe, porque todo el mundo tiene derecho a la opinión, pero un criterio es otra cosa que está segmentado por un nivel de conocimiento que es el que se supone que el crítico posea”.

“Cualquier espacio de expresión es válido. Lo importante es quizás el contenido, la forma, el fondo”, opina Domínguez Z. “Habrá que ver cada uno de esos blogs y analizarlos, a ver si tienen el contenido mínimo necesario. Si son críticas o si son reseñas. Pero como espacios me parecen necesarios, que la opinión se propague. Siempre y cuando se comparta el conocimiento. Tampoco es un asunto de que porque yo tengo un blog ya tengo una experiencia ganada o tengo un conocimiento adquirido, sino mostrarlo como un vehículo de expresión del derecho a opinar. Habrá que ver y evaluar en cada caso si esto que ha escrito la persona tiene alguna valía a futuro”.

No es una labor social

Sobre si un crítico de cine está en la obligación de apoyar las producciones locales de su país a través de su opinión, Del Río comenta que se debe tener un conocimiento sobre la situación del cine en el país. “Si tú entiendes el esfuerzo que se hace para hacer cada película. Lo cual no quiere decir que todas son buenas, porque todas no van a ser buenas. No son buenas en ningún lugar”. A partir de allí, se pueden plantear ciertas preguntas que hacerse al ofrecer su punto de vista. “Quién soy yo, qué cosa es esta película, qué significa, qué debiera significar, qué puede significar para la gente, para mí cuando yo escriba sobre ella, qué oportunidades tengo de decirle a las personas que me lean algo importante sobre la realidad a través de la película que estoy comentando”.

Teodoro afirma que a veces criticar una producción nacional, en su caso canadiense, puede generar cierta disyuntiva. “No sé si debo escribir y ser muy duro con la crítica de películas que considero basura y que son canadienses, o si debo tratar de escribir y alabar esas pequeñas producciones nacionales que son muy buenas”.

La región

En cuanto al cine que se está haciendo en América Central y el Caribe, los profesionales destacaron la labor de las mujeres detrás de la cámara, y concordaron en que más que recomendar nombres de directores, prefieren hablar de países, entre ellos, el cine que se está haciendo en Costa Rica y Guatemala, de esa forma comenzar a “ver a los países como autores”.

Edición Impresa