La sencillez de los duques

La sencillez de los duques
La duquesa Catalina de Cambridge asiste a una cena en el Museo Metropolitano de Arte.

En su visita a Estados Unidos el príncipe Guillermo y la duquesa Catalina se separaron un poco de sus papeles reales, mezclándose con plebeyos y evitando depender de sus acompañantes para todo.

A continuación algunos detalles que reflejan este nuevo tipo de realeza británica más cercano a la gente común.

SOMBRILLA Y VIAJE

Haciendo frente a una lluvia intensa y al fuerte viento, la pareja sostuvo por su cuenta sus sombrillas mientras caminaba al bajar de su automóvil al Monumento y Museo Nacional del 11 de Septiembre.

En el museo firmaron un libro electrónico de visitantes con un sencillo “Guillermo” y “Catalina”, sin poner algún título.

Al dirigirse a la Casa Blanca para reunirse con el presidente Barack Obama el lunes, Guillermo sorprendió a los pasajeros de un vuelo de U.S. Airways que partió desde Nueva York al entrar a la cabina.

La pareja también tomó un vuelo comercial a Nueva York de Londres el domingo y dijo que esperaba hacer lo mismo en su vuelo de regreso.

El lunes vieron el partido entre los Nets de Brooklyn y los Cavaliers de Cleveland en el Barclays Center, rodeados de aficionados. El heredero al trono británico lució camiseta de cuadros con el cuello desabotonado y las mangas dobladas.

Rindió un homenaje a LeBron James Rey James y Catalina sonrió cuando el atleta, con todo y que estaba sudado, rompió la etiqueta al abrazarla tras el partido.

Guillermo y James también compararon el tamaño de sus zapatos, el príncipe dijo que los pies del jugador eran el doble de grandes.

Edición Impresa