ARTE

Para retratar la vida cotidiana

Para retratar la vida cotidiana
Catalina Bu, ilustradora.

Para Catalina Bu, el dibujo es un arte infinito.

Por eso, de forma orgánica, sus manos, su mente y su imaginación dieron como resultado una obra tan íntima y existencialista como Diario de un solo, en la que un muchacho reside entre el aburrimiento, la indecisión, la monotonía y, sobre todo, la soledad.

Su idea era burlarse de sí misma y retratar lo cotidiano de su vida (leer, ver televisión, comer, regar las plantas) y la realidad de los suyos. Los conflictos y situaciones, propios y ajenos, los fue anotando en un cuaderno. Esa fue la estructura narrativa que usó para su libro.

Como estaba sola quería encontrarle el lado hilarante a la situación. Porque se dio cuenta de que no le pasaba nada increíble como sí le ocurría a los personajes de los cómics que leía con afición.

Un día leyó en internet la declaración del tenista Arthur Ashe y aquello la marcó profundamente: “comienza donde estás, utiliza lo que tengas, haz lo que puedas hacer’. Aquello me hizo mucho ruido y lo apliqué con mis dibujos no tan lindos”.

Lo sencillo le funcionó.

Le encanta que por estos días los cómics y las novelas gráficas cautiven a lectores de todas las edades porque “el mundo cada vez más está lleno de imágenes. Estamos perturbados por la realidad y ese terreno lo aprovecha lo gráfico y las ilustraciones, porque pueden ir más allá”.

Recuerda que antes no se tomaba mucho en cuenta a los ilustradores en los periódicos y en la industria editorial, porque ambos sectores estaban dominados por la fotografía y le gusta que ahora hay un equilibrio.

“La ilustración ayuda para jugar con las ideas y también sirve a la hora de contar historias, plantea Bu.

Edición Impresa