NOVEDAD

A solas con ‘La Gioconda’ en el Louvre gracias a la tecnología

A solas con ‘La Gioconda’ en el Louvre gracias a la tecnología
El experimento propone asimismo viajar a la tierra de La Gioconda y descubrir los paisajes que la rodean.

La Gioconda, la joya del Louvre que atrae cada día a 30,000 admiradores, estará ausente de la exposición dedicada a Leonardo da Vinci, pero revelará algunos de sus secretos gracias a la realidad virtual.

La exposición, la mayor muestra organizada en torno a la obra del genial artista, se inaugurará mañana. Se prevé que asistan unos 7,000 visitantes por día, una cifra muy inferior a la de las personas que se desplazan a diario para admirar a la Mona Lisa, amontonándose a su alrededor, entre brazos extensibles para sacarse selfis junto a ella en la Sala de los Estados del museo.

A modo de compensación por la ausencia, el visitante podrá, al final del recorrido, pasar siete minutos “a solas con La Gioconda” gracias a una asociación entre el museo y el grupo taiwanés HTC VIVE Arts.

“Es un cuadro que, debido a su éxito, está alejado del público, como ocurre con las grandes estrellas”, afirma el Louvre, encantado de que este experimento permita “acercar La Gioconda y comprender la composición de la obra”.

Con uno casco de realidad virtual, el visitante “viaja” a la Sala de los Estados donde se encuentra el cuadro, entre la multitud que se disipa, dejándolo solo frente a esta figura icónica. La ocasión perfecta para acercarse a la Mona Lisa, aprender más sobre su vida de esposa de un rico mercader de seda florentino, sobre su peinado (lleva un tocado y tiene dos mechones de cabello suelto enmarcando el rostro) o su postura.

También permite descubrir el lienzo como tal, en su estado, apreciar la fisura que normalmente se pasa por alto, y el famoso “sfumato”, la técnica que otorga un aire vaporoso al lienzo, difuminando los contornos y los detalles.

Las sorpresas no terminan aquí. El experimento propone asimismo viajar a la tierra de La Gioconda y descubrir los paisajes que la rodean.

Edición Impresa