VISITANTES LLEGAN AL ISTMO

El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá

El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá
El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá

Lucía Stockner, María Riegelegg y su jefa Tamara lideran a la juventud católica de Austria que está presente por estos días para participar de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Las tres procedentes del estado federado de Estiria llevan en sus espaldas la tarea de guiar a los jóvenes que participan de los diferentes actos de la cita eucarística.

Como muestra de agradecimiento por ser acogidas en la vivienda del sector de San Francisco donde se alojan durante los días de la JMJ, entregan como muestra de agradecimiento varias pulseras con las siglas de la jornada en alemán y souvenirs representados en figuras de vacas.

El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá
El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá

Una JMJ diferente

Las tres peregrinas perciben que esta JMJ es diferente a las demás por distintos factores. Entre los más destacados figuran la vitalidad y la emoción que el pueblo panameño siente por la visita del papa Francisco.

“Yo diría que esta JMJ es única, ya que se celebra en un país centroamericano como lo es Panamá y no tengo dudas de que esta jornada será diferente a las que vivimos en España o Brasil”, manifestó Tamara.

De igual forma, Lucía y María dijeron sentirse muy acompañadas por los panameños que están viviendo unos días históricos.

El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá
El trayecto de tres peregrinas austríacas que están en Panamá

Percances iniciales

La juventud católica austriaca tuvo una odisea para conseguir los pasajes aéreos a Panamá, por el elevado costo de estos en los meses anteriores a la celebración de la JMJ.

Sin embargo, gracias a la ayuda de un agente especializado en viajes pudieron lograr un precio módico para traer a 60 peregrinos a presenciar los pasos del papa Francisco en Panamá.

Las tres coinciden en que el día en el que abordaron el autobús rumbo al aeropuerto de Viena-Schwechat fue frenético y adrenalínico al mismo tiempo, ya que una vez más se reunían con alegría y entusiasmo en una fiesta que celebra la unión de la juventud en torno a la fe católica.

Edición Impresa