FALLO DE LA CORTE

Exigir un promedio mínimo para recibir la beca universal no viola la Constitución

Exigir un promedio mínimo para recibir la beca universal no viola la Constitución
Entrega de la beca universal.

El pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de forma unánime, declaró que no es inconstitucional la frase "mínimo de 3.0, o su equivalente", que está contenida en los numerales 3 y 4 del artículo 3 de la Ley No. 40 de 23 de agosto de 2010 que regula el programa de la beca universal y modifica un artículo de la Ley 8 de 2010, relativo al financiamiento de dicho programa.

+info

Presentan demanda de inconstitucionalidad contra la ley de la beca universal

La decisión consta en la resolución con fecha del 26 de septiembre de 2019.

El abogado Roberto Ruíz Díaz presentó una demanda de inconstitucionalidad contra la anterior frase −que fija el promedio académico mínimo que un estudiante debe obtener como requisito para que se le otorgue una beca universal− al considerarla "violatoria" de los artículos 19 y 102 de la Constitución Política de Panamá.

El artículo 102 señala lo siguiente: El Estado establecerá sistemas que proporcionen los recursos adecuados para otorgar becas, auxilios u otras prestaciones económicas a los estudiantes que lo merezcan o lo necesiten. En igualdad de circunstancias se preferirá a los económicamente más necesitados.

Una vez se le corrió traslado a la Procuraduría General de la Administración, esta recomendó a la Corte Suprema que declarara que no es inconstitucional dicha frase, al no infringir el artículo 102 ni ningún otro artículo de la Constitución Política.

Así, el pleno de la Corte señaló que "no cabe la menor duda que no se trata de programa que se sustente en el mérito académico, sino de un programa de apoyo económico para la oportunidad educativa por la educación que es una responsabilidad del Estado".

En ese sentido, el pleno señaló también que "la educación abre las puertas al futuro y aleja a los niños de la desidia, de la vagancia y los conduce a las aulas de clases; de allí que la educación no sea solo un tema económico, sino que es el componente esencial en la lucha por reducir la pobreza y el desempleo juvenil".

La máxima corporación de justicia agregó que la beca universal, más que un programa de méritos, es sin lugar a dudas "un programa de subsidios".

No obstante, el pleno de la CSJ afirmó que el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu) debe reglamentar las políticas públicas "para que se evalúe el cumplimiento del verdadero propósito de su creación".

Lea aquí: Dos debates para reformar la Beca Universal del Ifarhu

El fallo contó con la ponencia del magistrado Abel Augusto Zamorano y el aval de todos los magistrados del pleno de la Corte Suprema.

Según lo establece el artículo 1-A de la Ley 40 de 2010, la beca universal tiene entre sus objetivos: prevenir y contrarrestar la deserción escolar de estudiantes que presenten problemas socioeconómicos y el elevar los índices de inscripción y de asistencia escolar dentro de los procesos educativos.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL