Salomón Shamah, en Bogotá

Salomón Shamah, en Bogotá
Salomón Shamah, en Bogotá

Finalmente se dejó ver. Salomón Shamah, exadministrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), desayunó este sábado 6 de febrero de 2016 en Bogotá, Colombia, con Alejandro Pérez, uno de los abogados del expresidente Ricardo Martinelli, y con el vocero de este, Luis Eduardo Camacho, en el céntrico hotel Morrison 84.



Entre las 9:30 a.m. y 10:15 a.m. estuvieron conversando amenamente en el restaurante del hotel.



Los tres se hospedaron el viernes en el Morrison 84. Tenían tres habitaciones, cada uno a su nombre.



Shamah, Pérez y Camacho se hospedaron en el Morrison 84.

+info

Salo Shamah, hombre de oscuro poder

Salomón Shamah, en Bogotá
Salomón Shamah, en Bogotá

Luego del desayuno, a eso de las 10:25 a.m., Shamah y su esposa –que residen en Medellín– hicieron su check out.



Pérez, Camacho y sus familias, por su parte, seguirán hospedados ahí hasta el día 8. Todos salieron del hotel a las 10:30 a.m.



Shamah, conocido como el creativo que llevó a Martinelli al poder, lleva varios meses con un bajo perfil; es uno de los exfuncionarios más polémicos del gobierno pasado, no solo porque se le atribuyen la mayoría de los ataques y campañas a los críticos de la administración Martinelli, sino por numerosos escándalos que aún no han salido a la luz.



Supuestamente intervino para que José Ayú Prado se convirtiera en magistrado de la Corte Suprema de Justicia; habría manejado información confidencial para Martinelli en el caso Financial Pacific y participado en la creación de las polémicas leyes que establecieron la Autoridad Nacional de Administración de Tierras y la Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario.



A Shamah también se le atribuye la conformación de un call center para atacar a los adversarios a Martinelli y contrató a una empresa directa para crear la página web de la ATP por un millón de dólares.



Siendo ministro, Estados Unidos le revocó la visa. Aún no ha explicado el por qué, aunque dice un cable de Wikileaks de 2009 que la exembajadora Barbara Stephenson afirmó que, según fuentes de la DEA, "Shamah fue el contacto entre Martinelli y [David] Murcia Guzmán”, quien fue el cerebro de la captadora ilegal de dinero DMG. 



Muchos escándalos tiene el exministro por aclarar.

Edición Impresa