En la frontera de Darién hay cerca de 2,700 migrantes, la mayoría con rumbo a Estados Unidos

En la frontera de Darién hay cerca de 2,700 migrantes, la mayoría con rumbo a Estados Unidos
En los primeros días de abril se dio una masiva llegada de migrantes a Darién. CORTESÍA

Mientras las autoridades panameñas están en conversaciones con sus pares en la región para un control del flujo migratorio, en la provincia de Darién -frontera con Colombia- hay unos 2,700 migrantes en tránsito.

Así lo confirmó el director del Servicio Nacional de Fronteras, Oriel Ortega, quien resaltó que el paso y atención de estas personas está siendo atendido por varias entidades estatales como los ministerios de Salud, Desarrollo Social y la Secretaría Nacional de la Niñez, la Adolescencia y la Familia (Senniaf).

En un comunicado del Ministerio de Seguridad se precisa que la presencia de personal de la Seniaf y el Mides se da porque hay niños que no están acompañados y que están llegando al pueblo de Bajo Chiquito en Darién.

“En Semana Santa se dieron ingresos masivos y hasta 2 mil personas entraron por la frontera en dos semanas”, resaltó Ortega.

Advirtió que muchos de estos migrantes son engañados por miembros de organizaciones criminales.

En reiteradas ocasiones las autoridades nacionales han mostrado su preocupación porque estás personas arriesgan sus vidas cruzando durante cinco días la selva de Darién.

Hace poco el Ministerio Público inició una investigación por la muerte de cuatro migrantes en esta provincia.

Las autoridades nacionales han informado que gran parte de estos migrantes tienen como destino llegar a Estados Unidos.

La mayoría de los migrantes que vienen a Panamá provienen de Haití y Cuba. Se calcula que más de 180 mil estaban radicados entre Brasil y Chile.

En la provincia de Chiriquí, hay otro grupo de migrantes, cerca de 300, en espera de seguir su paso hacia Centroamérica.

Recientemente Panamá le propuso de manera oficial a Colombia un acuerdo de flujo controlado de migrantes con la finalidad de asegurar la atención adecuada a estas personas, que en su gran mayoría pretenden llegar a territorio estadounidense.

Este acuerdo seguiría la misma línea del que está vigente con Costa Rica y se implementó en 2016..

Edición Impresa