Banca estatal

La Caja de Ahorros defiende sus transacciones, pero no responde sobre la cuenta de Martinelli

La Caja de Ahorros defiende sus transacciones, pero no responde sobre la cuenta de Martinelli
Andrés Farrugia, gerente general de la Caja de Ahorros. Alexander Arosemena


La estatal Caja de Ahorros (CA) manifestó que todas sus actuaciones son “en estricto apego de las leyes y regulaciones de la República de Panamá”, en un comunicado emitido el mismo día que se conoció que abrió una cuenta a nombre del expresidente Ricardo Martinelli y otras tres personas, todos investigados por presunto lavado dinero en el escándalo de Odebrecht.

Todas las operaciones bancarias de nuestra entidad cumplen a cabalidad con los requerimientos, normativas, reglamentos y procesos establecidos por los entes reguladores, incluyendo la debida diligencia ampliada y toda la tramitología correspondiente, en total concordancia con nuestros procedimientos internos”, señaló la CA, en un “comunicado oficial” divulgado en su cuenta en la red social Twitter, la noche de este jueves 8 de abril.

La entidad sostiene que toda la información sobre sus operaciones está disponible para las autoridades y reguladores, “a través de los canales correspondientes”.

En el comunicado no se hace mención alguna a Martinelli. Antes, La Prensa envió un cuestionario al gerente general de la CA, Andrés Farrugia, sobre su autorización para abrir la cuenta al expresidente, pero no contestó. La vocera del banco indicó que no podía atender preguntas, porque la información era confidencial.

La CA abrió una cuenta a nombre del expresidente, en diciembre de 2020, por autorización directa de Farrugia, pese a las advertencias presentadas por oficiales de cumplimiento del banco estatal, dado el perfil del cliente, su exposición como “PEP” (persona políticamente expuesta), las investigaciones sobre corrupción y lavado de dinero que están en curso en Panamá y su mención en otras investigaciones por las mismas causas en el extranjero.

El 23 de diciembre de 2020, esta cuenta recibió una transferencia internacional de Watervista Properties, LLC., propietaria de la mansión ubicada en Coral Gables (Miami, Estados Unidos) del expresidente, lugar donde fue detenido el 12 de junio de 2017, por el Servicio de Alguaciles Federales de Estados Unidos, a petición de Panamá, donde era acusado en el proceso por interceptación ilegal de comunicaciones privadas. El monto de la transferencia a su cuenta en la CA se elevó a $6.7 millones.

Los $6.7 millones de la transferencia internacional fueron, a su vez, repartidos en cuatro fundaciones de interés privado que abrieron cuentas adicionales en la CA en enero de este año. A todas les fueron aprobados depósitos a plazo fijo, mientras que Martinelli recibió, de parte del banco, una tarjeta de crédito con límite de $30 mil. El gerente general de CA, según las fuentes consultadas por este medio, incluso, le asignó una oficial del banco en el piso 15 de la casa matriz para que atendiera personalmente todos los requerimientos del nuevo cliente.

Las fundaciones que recibieron el dinero de la transferencia de los $6.7 millones fueron cuatro, todas ellas creadas en enero de este año por abogados y exfuncionarios ligados a la familia Martinelli.

La primera en ser creada fue la Fundación Santa Familia, inscrita en el Registro Público el 13 de enero de 2021. Su fundador es el propio Martinelli. Luego, el 15 de enero se inscribieron dos de ellas: Fundación Becoña, cuya fundadora es Aurora Muradas Fraiz, y Fundación Santiago de Chile, cuyos fundadores son María del Sol Rivera y el abogado Alejandro Pérez Saldaña. La cuarta es la Fundación Karinhall, inscrita el 19 de enero. Sus fundadores son Úrsula Banz y el abogado Pérez Saldaña.

En las cuatro fundaciones figuran como dignatarios y miembros del consejo fundacional: Tomás Martinelli Meléndez, como presidente; María Cristina González, investigada y absuelta por supuesta falsificación de visas cuando fue directora de Migración, como secretaria; y Jamis Acosta Guerra, como tesorero. A su vez, Pérez Saldaña figura como agente residente de las cuatro fundaciones.

Aurora Muradas Fraiz, Úrsula Banz, María del Sol Rivera y Ricardo Martinelli fueron aceptados como clientes del banco a pesar de que los cuatro están mencionados y han sido investigados en el expediente de Odebrecht. Las tres primeras compartían, incluso, un mismo alias. Consta en las investigaciones locales que, colectivamente, Odebrecht las llamaba “Periquitas”, aunque individualmente le asignó un número a cada una, (Periquita 1, Periquita 2, etc.).

Este jueves 9 de abril, los abogados de Martinelli ofrecieron una rueda de prensa. Cuando los periodistas preguntaron por la cuenta en la CA, respondieron que la conferencia era exclusivamente sobre las acciones que supuestamente el expresidente emprenderá contra la Fundación Internacional Baltasar Garzón Pro Derechos Humanos (Figbar), que acaba de ganar un recurso en España para ser admitida como querellante en un caso en el que se investigan las coimas que FCC pagó a funcionarios panameños.

La Audiencia Nacional de España ordenó incluir a Martinelli en las investigaciones que se adelantan en Madrid por los delitos de blanqueo de capitales y corrupción en transacciones internacionales.