Holandesas no tenían pensado alejarse de hospedaje, dice su casera

Holandesas no tenían pensado alejarse de hospedaje, dice su casera
Holandesas no tenían pensado alejarse de hospedaje, dice su casera

BOQUETE, Panamá. (ACAN-EFE).– Las dos jóvenes holandesas que están desaparecidas desde hace ocho días en una zona turística del oeste de Panamá cercana a un parque natural eran “muy tranquilas” y no tenían pensado alejarse de Boquete, el poblado donde se alojaban, afirmó hoy, martes, a Acan-Efe la dueña del hospedaje.

+info

Funcionarios y delegación holandesa preparados para la búsqueda en BoqueteLisanne Froon y Kris Kremers, de 22 y 21 años de edad fueron reportadas como desaparecidas por sus familiares, luego de que fueran vistas por última vez el 1 de abril pasado.Entrenadores neerlandeses y sus rastreadores descansan para iniciar la jornada. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Sandra Rivera.Familiares de holandesas desaparecidas en Boquete aumentan recompensaDifunden video de holandesas perdidas en Boquete

“Ellas no tenían planes ni para ir al volcán Barú, ni tampoco a otro lugar lejos de aquí”, aseveró Miriam Guerra, la propietaria del hospedaje en el poblado turístico de Boquete, provincia de Chiriquí, al que llegaron el pasado 29 de marzo Lisanne Froon y Kris Kremers, de 22 y 21 años, respectivamente.

En la habitación de las jóvenes están “todas sus cosas, excepto una mochila”, dijo Guerra, quien desde hace seis años recibe a jóvenes extranjeros en su casa de Boquete, poblado enclavado en un área montañosa marcada por lloviznas y temperaturas de menos de 20 grados centígrados, que contrasta con el calor que caracteriza al resto del país.

“No sé qué habrán puesto en esa mochila” el martes 1 de abril, el último día que desayunaron en la casa, “porque las chamarras están ahí, las billeteras están ahí, el pasaporte de Khris está ahí, el pasaporte de Lisanne no está”, precisó Guerra.

Añadió que el miércoles 2 de abril en la mañana un guía turístico que identificó como “el señor Feliciano” fue a buscar a las chicas a la casa para llevarlas de tour, a un lugar que no precisó, y fue cuando se percataron que no habían llegado a dormir.

“El señor Feliciano me dice a mí (el miércoles 2 de abril) que él venía a buscarlas para un tour. O sea, ellas no pueden estar lejos de Boquete, en el Volcán Barú no pueden estar”, sostuvo Guerra.

Las operaciones de búsqueda de las holandesas continuaban este martes desarrolladas por el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) de Panamá en las turísticas provincias de Chiriquí y Bocas del Toro, fronterizas con Costa Rica.

Han incluido al Parque Nacional Volcán Barú, de 14 mil 322.5 hectáreas, donde los socorristas especializados han bajado por acantilados de al menos 450 pies (137.25 metros) y entrado en el Sendero Ecológico de Los Quetzales, de acuerdo con la información oficial.

“No hay nada nuevo”, declaró este martes a Acan-Efe Elmer Quintero, portavoz de Sinaproc en Chiriquí, quien explicó que “lo último” que han hecho es enviar un helicóptero hasta la cercana Bocas del Toro “para dejar un personal en una de las comunidades indígenas y de allí hacen un barrido por aire y tierra hasta Chiriquí, a fin de poder verificar nuevamente el área”.

“Nuevamente se están verificando algunos senderos” de las dos provincias, “ya se han inspeccionado más de 25 senderos y diversos puntos de la geografía de Boquete y Bocas del Toro, pero lamentablemente no las hemos podido encontrar”, añadió.

Las muchachas fueron reportadas como desaparecidas el miércoles 2 de abril, cuando la Policía fue alertada por el guía turístico Feliciano por sugerencia de la señora Guerra, según el testimonio de la casera.

Guerra explicó que las chicas, a las que describió como “muy tranquilas y respetuosas”, cenaron con ella el lunes 31 de marzo y al día siguiente tomaron el desayuno que les dejó servido en la mesa porque debía ir a su trabajo, pero por la tarde “no llegaron a cenar”, según explicó la propietaria del hospedaje.

“El miércoles yo preparé el desayuno nuevamente para ellas, se los dejé en la mesa”, narró Guerra, quien confesó que pensó que las muchachas estarían dormidas en su cuarto.

 

Edición Impresa