Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

LUIS ALBERTO CABALLERO

El ‘centinela’ de la esperanza

Temas:

Caballero (centro) lleva unos 20 años involucrado en el tema de la igualdad de oportunidades. Caballero (centro) lleva unos 20 años involucrado en el tema de la igualdad de oportunidades.
Caballero (centro) lleva unos 20 años involucrado en el tema de la igualdad de oportunidades. LA PRENSA/Jorge Fernández

Luis Alberto Caballero tuvo que enfrentar desde joven situaciones difíciles. Cuando recién cumplió los 20 años fue testigo del rechazo que sufrió su sobrino con síndrome de Down, en un frustrado intento por integrarlo a un colegio de educación primaria. “Eso se le va a pegar a los estudiantes”, decían los propios docentes de turno.

Ver a su hermana derrotada e impotente ante el constante repudio e indiferencia social, lo marcó. Se involucró poco a poco con la realidad de las personas con discapacidad y convirtió sus ganas de ayudar en su oficio y vocación.

EL ARTE, EL ‘ARMA’

Caballero no estudió docencia, pero en la clase todos le llaman profesor. Son jóvenes y adultos con diferentes discapacidades que, pinceles en mano, colorean un árbol sobre el lienzo.

Los acompañan hermanos y otros familiares. El objetivo de la actividad es el trabajo en equipo para fortalecer la relación familiar, explica Caballero, de 40 años.

La pintura de Joy sobresale del resto por sus detalles. “Él tiene mucho talento”, dice Mario Saldaña, artista plástico y voluntario que dirige la cátedra.

El arte es la herramienta que ha usado Caballero para entrar en la vida de niños, jóvenes y adultos de diferentes fundaciones que apoyan a personas con enfermedades y discapacidades, y así poder enseñarles de lo que son capaces.

Así lo hizo en Soy Capaz, que atiende autismo y Asperger; Niños de Cristal, donde tratan aquellas enfermedades poco comunes que son catalogadas como “raras”, y en la Fundación Laboral-Jóvenes y Adultos con Discapacidad (Jadis), que prepara a jóvenes y adultos con diversas discapacidades para que se integren al mundo laboral.

Caballero fue paralelamente profesor de arte en las tres entidades sociales.

Varias de las pinturas de sus estudiantes terminaron en exposiciones itinerantes en Europa, organizadas en el marco de congresos y reuniones internacionales enfocadas en la inclusión.

En Panamá también se realizaron varias muestras en galerías del Casco Antiguo con el trabajo de los chicos de las fundaciones.

Fueron unas 15 exhibiciones colectivas en un lapso de unos 5 años, estima Caballero, nacido en David, Chiriquí.

“La idea no era que pintaran los mejores cuadros, sino que enfrentaran el reto, lo superaran y aplicaran lo aprendido en sus vidas”, sustenta el facilitador.

LA CUCARACHITA

Siguiendo la filosofía artística, Caballero se trazó el reto de presentar una obra de teatro con sus muchachos de Jadis como protagonistas, un proyecto que se concretó en diciembre de 2014.

No fue fácil, reconoce. Fueron casi cinco años tocando puertas y trabajando con los jóvenes y adultos de Jadis para que el montaje de La cucarachita Mandinga pudiera presentarse en el teatro Anita Villalaz.

Participaron 20 actores con baja visión, lento aprendizaje, osteogénesis imperfecta, pérdida auditiva, Asperger, síndrome de Down y parálisis cerebral.

Caballero tuvo que hacer de todo (productor, coreógrafo, director artístico, utilero, narrador...) para sacar adelante su cometido, su prueba de fuego.

“No olvido los rostros de alegría de los muchachos. Sus padres estaban sorprendidos, no podían creer que sus hijos memorizaran sus líneas y las dijeran sobre un escenario. Hasta el día de hoy los chicos que participaron se llaman entre sí, emocionados, usando los nombres de sus personajes... Sueñan con hacerlo de nuevo porque se sintieron útiles. Fue una gran lección para todos...”, comparte.

Aquel mes de diciembre, la adaptación de La cucarachita Mandinga recibió un reconocimiento de la Organización de Estados Americanos por su mensaje de equidad y fue invitada a participar en la función infantil en cadena televisiva nacional del Teletón 20-30.

NUEVO RETO

Tras La cucarachita Mandinga, Caballero permaneció por unos meses más en Jadis y ahora trabaja de forma independiente mientras hace los trámites para establecer su propia organización de apoyo a las personas con discapacidad.

Su “taller” de arte funciona en un par de estacionamientos que sus vecinos le han concedido tres días a la semana en el edificio donde reside.

Explica que no le es posible por ahora pagar un local y no puede darle la espalda a los padres ni a los muchachos que quieren seguir contando con su ayuda.

En uno de los dibujos que decoran el taller interino, se lee en grande la palabra “Centinela”. Es el nombre que llevará la fundación de Caballero. Su misión será trabajar con aquella persona con discapacidad que ya no es tan joven y que va experimentando situaciones y sentimientos que generalmente no sabrá manejar.

Porque los niños y jóvenes que hoy pintan en las clases de arte de las fundaciones, prosigue, son seres con sueños y aspiraciones, no robots a los que se les quita el chip del amor o de la libertad que otorga la independencia, situaciones a las que se enfrentarán a medida que crezcan.

Son áreas que muy poco se abordan en las instituciones de respaldo social, asegura Caballero, quien apuesta por llenar los vacíos que dejan en las personas con discapacidades el no poder tener, por ejemplo, una relación de pareja, con actividades positivas y también dotarlos de independencia, dentro de las posibilidades de cada caso.

“Conozco, por ejemplo, el caso de una mujer de 48 con síndrome de Down y vive con su mamá de 90 años... Ella necesita ser preparada”, comenta Caballero y agrega que a principios de octubre llevará a parte del grupo que trabaja con él actualmente a un desfile por la hispanidad en Brooklyn, Estados Unidos (EU), a tocar con la Banda Internacional Panamá para Cristo de la iglesia Punta de Lanza.

América es una de las estudiantes de Caballero. Tiene síndrome de Down y cuenta emocionada, sin necesidad de preguntarle, que pronto viajará con la banda a tocar en EU y que su instrumento es el platillo. Luce muy entusiasmada.

Otros aprendieron en pocos años a dominar instrumentos como el clarín, redoblante y bombo y también formarán parte del desfile.

Funciona, dice Caballero. Las experiencias positivas dan sentido a la vida, sin importar las condiciones.

LA REALIDAD

Trabajar de cerca con enfermedades y condiciones tan difíciles no es sencillo.

Saber que en lo profundo del caserío en San Miguelito hay una mujer que vive con tres hijos con enfermedades mentales en condiciones de extrema pobreza o que en otro barrio la gente se divierte drogando y emborrachando a dos jóvenes con síndrome de Down para “verlos hacer su show” o que una chica con una enfermedad mental ha sido abusada sexualmente es impactante, relata Caballero.

También quita el aliento ver padres aprovecharse de la condición de un familiar con discapacidad para recibir subsidios cuando en realidad no lo necesitan, asegura el docente de arte.

Quienes trabajan por las personas con discapacidades no solo deben esperar fiestas, donaciones o subsidios, piensa Caballero.

Lo que se necesita, añade, es programas de preparación para que quien tenga alguna enfermedad o dificultad física pueda cocinar, transportarse o cultivar algún hobby o talento y, si es posible, trabajar. En dos palabras: ser útil, resume.

“A veces he querido dejar esto. Varias veces me han dicho que busque un trabajo ‘normal’. Intento salir de esto, pero siempre algo me vuelve a conectar”, confiesa Caballero, pero matiza y se queda con lo positivo.

Hoy la sociedad es más humana y sensible con el tema de la inclusión. Antes las aspiraciones de una persona con discapacidad eran muy limitadas. Eso ha mejorado, apunta Caballero, quien al laborar hombro a hombro con personas con discapacidad ha aprendido a ser organizado, por lo metódicos que son, y, más importante, que el trabajo se debe hacer con honestidad y pasión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rumbo a Rusia 2018 Estos serán los primeros amistosos para la Sele

El equipo panameño clasificó como el tercer mejor equipo de Concacaf.
LA PRENSA/Archivo-Roberto Cisneros

Sistema Penitenciario Identifican a los presos que causaron incendio en cárcel de David

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Preparación para Rusia 2018 Cambian la fecha y el lugar del amistoso entre Panamá e Irán

Panamá clasificó al Mundial como el mejor tercer equipo de Concacaf. Panamá clasificó al Mundial como el mejor tercer equipo de Concacaf.
Panamá clasificó al Mundial como el mejor tercer equipo de Concacaf. LA PRENSA/Archivo-Roberto Cisneros

La Federación Panameña de Fútbol (Fepafut) informó este sábado que la fecha y el lugar donde se iba a disputar el partido ...

Triunfo en casa 2-0 Barcelona se afianza en el liderato con cómoda victoria ante el Málaga

El Barcelona dominó el partido de principio a fin. El Barcelona dominó el partido de principio a fin.
El Barcelona dominó el partido de principio a fin. AP

El Barcelona logró una cómoda victoria este sábado ante el colista Málaga (2-0) y suma tres puntos que permitirá al equipo ...

Duelo entre las ocho mejores del mundo Batalla por el trono femenino del tenis mundial en el Masters

De izquierda a derecha, Garbine Muguruza, Karolina Pliskova, Venus Williams y Jelena Ostapenko durante la presentación del torneo. De izquierda a derecha, Garbine Muguruza, Karolina Pliskova, Venus Williams y Jelena Ostapenko durante la presentación del torneo.
De izquierda a derecha, Garbine Muguruza, Karolina Pliskova, Venus Williams y Jelena Ostapenko durante la presentación del torneo. AFP

El Masters femenino de tenis puede tener esta temporada un incentivo extra: siete de las ocho participantes en el torneo que ...