DAÑOS AMBIENTALES

Costa Rica considera 'inaceptable' que Nicaragua niegue pagar por fallo de CIJ

Costa Rica considera 'inaceptable' que Nicaragua niegue pagar por fallo de CIJ
Costa Rica considera 'inaceptable' que Nicaragua niegue pagar por fallo de CIJ

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, calificó este jueves de inaceptable que Nicaragua se niegue a pagar una indemnización de 6 millones de dólares por daños ambientales a un pequeño territorio fronterizo, ordenado por la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

"No es aceptable que no se pague, se hizo un daño al territorio nacional, se hizo un daño al patrimonio natural del Estado y por lo tanto ese daño tiene que ser resarcido", declaró Solís a periodistas ante versiones de que Nicaragua se niega a pagar el monto reclamado.

La compensación pedida por Costa Rica contempla daños causados por agentes nicaragüenses que excavaron caños y talaron bosques en un pequeño territorio conocido como isla Calero o isla Portillo, un humedal protegido internacionalmente por la Convención de Ramsar. Nicaragua lo denomina Harbour Head.

"Si no se pagara esa deuda, sería un muy mal gesto de Nicaragua y demostraría una vez más su desprecio por el derecho internacional. No veo que haya ninguna alternativa que no sea pagar", destacó Solís.

La CIJ, con sede en La Haya, Holanda, determinó en diciembre pasado que Costa Rica tiene soberanía sobre el pequeño territorio que Nicaragua reclamaba como propio.

La sentencia del tribunal internacional indicó que Nicaragua es responsable de los daños ambientales en el territorio en el este de la frontera entre los dos países y que debe compensar a Costa Rica por esos daños.

El fallo de la CIJ indicó que los países deben ponerse de acuerdo sobre el monto de la indemnización, y San José reclamó 6 millones de dólares.

Versiones de la prensa costarricense indican que Nicaragua no pretende pagar, aunque no ha habido una manifestación oficial de Managua en ese sentido.

La disputa territorial causó tensión en la relación entre los dos países centroamericanos.

Edición Impresa