MEDIO ORIENTE

Gobierno israelí toma juramento tras un comienzo difícil

Gobierno israelí toma juramento tras un comienzo difícil
Gobierno israelí toma juramento tras un comienzo difícil

El nuevo gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tomó juramento el jueves después de un retraso de dos horas debido a protestas de legisladores árabes y a duras críticas de la oposición, lo que traza un camino complicado para la coalición.

Casi dos meses después de ganar las elecciones de Israel, Netanyahu presentó su nuevo gabinete al parlamento previo a la ceremonia de juramentación.

Sin embargo, los actos se retrasaron tras una petición de la oficina de Netanyahu, supuestamente por diferencias de último minuto sobre puestos ministeriales.

Netanyahu dio un pequeño discurso en el que definió las metas de su gobierno, que dijo que incluirían buscar la paz con los palestinos.

La tormentosa sesión fue la señal más reciente de los problemas a los que se enfrenta Netanyahu al comenzar su cuarto periodo como primer ministro.



Dado que la coalición es dominada por políticos recalcitrantes que se oponen a dar concesiones a los palestinos, sus comentarios causaron risa y protestas por parte de los legisladores árabes, lo que provocó que tres miembros fueran sacados del recinto y que otros salieran en protesta.

La tormentosa sesión fue la señal más reciente de los problemas a los que se enfrenta Netanyahu al comenzar su cuarto periodo como primer ministro.

Aunque el partido Likud de Netanyahu logró 30 asientos en la elección del 17 de marzo, tuvo problemas para armar una coalición mayoritaria en el parlamento de 120 escaños.

Le tomó las seis semanas permitidas por ley lograr la coalición con solo 61 asientos. Dicha coalición incluye a dos partidos religiosos ultraortodoxos y al centrista Kulanu, cuyas agendas se enfocan en asuntos internos.

En negociaciones de último minuto, el nacionalista La Casa Judía obtuvo grandes concesiones de Netanyahu.

Netanyahu dijo que "dejaba la puerta abierta" para que otros partidos se unieran a la coalición y dejó el prestigioso puesto de ministro de exteriores vacante.

También comentó que el actual sistema político debe reformarse para evitar elecciones frecuentes.

El líder de la oposición, Yitzhak Herzog, se negó a unirse a la coalición, y dijo que "no era un día feliz", además de que catalogó de "circo" al gobierno de Netanyahu.

También criticó la falta de horizonte político hacia los palestinos y predijo que el Gobierno no duraría mucho.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL