DECISIÓN

José Eduardo dos Santos se retira tras cuatro décadas en el poder en Angola

José Eduardo dos Santos se retira tras cuatro décadas en el poder en Angola
José Eduardo dos Santos.

El expresidente José Eduardo dos Santos se despidió el sábado de la vida política angoleña, que dominó durante cuarenta años, al ceder las riendas del partido en el poder a su sucesor al frente del país José Lourenço.

A sus 76 años, Dos Santos pronunció su último discurso de "camarada número 1" ante más de 300 delegados del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) reunidos en congreso extraordinario en la capital, Luanda.

"Hoy, con la cabeza alta, me levanto para pasar el testigo al camarada Joao Lourenço", dijo.

Angola, segundo productor petrolero de África subsahariana, no se ha recuperado todavía de la caída en 2014 de los precios del barril de crudo. El desempleo es endémico, el crecimiento no arranca y los déficits preocupan.

Dos Santos quería permanecer en la presidencia del MPLA hasta abril de 2019, pero Lourenço no le dejó y fijó su partida para este sábado.



"No existe ninguna actividad humana libre de errores, asumo los que cometí porque dicen que se aprende de ellos", añadió este antiguo rebelde marxista que dirigió con mano de hierro Angola entre 1979 y 2017.

Por motivos de enfermedad, el año pasado cedió la jefatura de Angola, excolonia portuguesa, a su exministro de Defensa Joao Lourenço pero mantuvo la dirección del MPLA, en el poder desde la independencia en 1975.

Los delegados del partido elegirán formalmente este sábado por la tarde a Joao Lourenço, de 64 años, el único candidato al cargo.

Esta sucesión pone fin a un año marcado, contra todo pronóstico, por fricciones entre los dos políticos.

"El relevo entre él y Lourenço fue caótico y conflictivo", resume el analista Alex Vines, del centro de reflexión británico Chatham House.

Eligiendo a un cacique de su régimen, Dos Santos creía estar tranquilo. Su entorno controlaba los sectores económicos más estratégicos, como la compañía petrolera nacional, en manos de su hija Isabel. Y sus partidarios dirigían el ejército y la policía.

Pero el supuesto "dócil" Joao Lourenço, conocido como "JLo", arremetió contra el imperio de su predecesor.

En nombre de la reactivación económica y de la lucha contra la corrupción expulsó a Isabel dos Santos de la dirección de Sonangol y a su hermanastro Jose Filomeno, alias "Zenu", del fondo soberano del país.

En unos meses, la mayoría de los miembros del clan Dos Santos fueron apartados de la dirección de instituciones, empresas públicas y del partido.

Estas decisiones irritaron al expresidente. "Los cambios son necesarios pero no deberían ser tan radicales", soltó Dos Santos en diciembre pasado.

El forcejeo entre los dos dirigentes fue constante hasta el último momento.

Dos Santos quería permanecer en la presidencia del MPLA hasta abril de 2019, pero Lourenço no le dejó y fijó su partida para este sábado.

En su despedida, el expresidente quitó hierro al asunto. "Este año de lucha ya ha pasado", zanjó dirigiéndose a su sucesor.

Joao Lourenço queda al mando. Pese a haber multiplicado las reformas, le queda mucho por hacer para concretar su promesa de "milagro económico" antes de las próximas elecciones generales previstas en 2022.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL