DéBIL RESPALDO LEGISLATIVO

Presidente español convoca a elecciones para el 28 de abril

Presidente español convoca a elecciones para el 28 de abril
El primer ministro, de 46 años, derrocó a su predecesor Mariano Rajoy en junio del año pasado

El presidente de España, Pedro Sánchez, convocó este viernes 15 de febrero a elecciones generales anticipadas para el 28 de abril, resaltando las profundas divisiones políticas en el país.

La noticia de que los españoles tendrán que acudir a las urnas por tercera ocasión en menos de cuatro años se dio a conocer después de que el gobierno socialista que encabeza Sánchez perdió una votación presupuestaria en el Parlamento.

Sánchez, quien ya estaba bajo presión dentro de su propio partido socialista para reducir su presidencia, perdió su débil respaldo legislativo esta semana después de que los separatistas catalanes se unieron a legisladores de oposición para rechazar su propuesta de gastos para 2019.

“Entre no hacer nada y continuar sin presupuestos, o dar la palabra a los españoles, España debe continuar progresando, excluyendo la política de la crispación, creando empleo de calidad, ampliando los derechos y libertades, garantizando la protección social”, dijo Sánchez en una aparición televisada desde el Palacio de la Moncloa, sede del gobierno español, después de una reunión urgente con su gabinete.

“He propuesto la disolución de las Cámaras y la convocatoria de elecciones generales para el día 28 de abril”, añadió al final de un discurso en el que resaltó los logros durante sus ocho meses de gobierno.

El primer ministro, de 46 años, derrocó a su predecesor Mariano Rajoy en junio del año pasado, al ganar un voto de censura provocado por una condena de corrupción que afecta al conservador Partido Popular.

Pero la mayoría simple de socialistas, y partidos anti austeridad y nacionalistas regionales que se unieron en su momento contra Rajoy se desmoronó en la última semana después de que Sánchez se rehusó a aceptar un diálogo respecto a la autodeterminación de Cataluña como parte de las negociaciones actuales con los separatistas.

Sin hacer mención de Cataluña, Sánchez dijo que continúa comprometido al diálogo con las regiones del país y culpó a los conservadores de no respaldar las negociaciones.

Las encuestas de opinión indican que es poco probable que las elecciones produzcan a un claro ganador, situación muy lejana a la política bipartidista que dominó la escena política española durante décadas.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL