RECONCILIACIÓN

Primer ministro palestino llega a Gaza

Primer ministro palestino llega a Gaza
Primer ministro palestino llega a Gaza

El primer ministro palestino, Rami Hamdalá, llegó este lunes a la Franja de Gaza, en su primer viaje en dos años, y aseguró que la Autoridad Palestina asumirá la gestión del enclave palestino controlado por Hamas desde hace diez años.

Hamdalá, acompañado por una decena de ministros, viajó a Gaza por primera vez desde 2015.

Centenares de habitantes del enclave, que padeció guerras, el bloqueo israelí y las luchas de poder interpalestinas, acudieron a escuchar el discurso que pronunció el primer ministro en un punto de control de Hamas en la frontera con Israel.

Miles de personas aguardaban fuera del paso fronterizo, constató la AFP.

Hamdalá prometió el fin de las disensiones que merman la acción palestina desde hace años y el comienzo de una nueva administración del territorio.

"El gobierno comienza a ejercer su papel en Gaza a partir de hoy", declaró.

"Venimos a Gaza para poner fin a las divisiones y construir la unidad" con Hamas, dijo.

La prioridad es "aliviar el sufrimiento de la gente de Gaza".

La visita de Hamdalá debe marcar la reconciliación entre los dos grupos rivales luego de una década de disensiones.

Debe asimismo preparar el terreno para transferir progresivamente las responsabilidades -al menos civiles- de Hamas a la Autoridad Palestina.

La Autoridad Palestina es reconocida internacionalmente y se supone debe prefigurar la creación de un Estado independiente.

Hamas, considerado como grupo terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea, lo expulsó de la Franja de Gaza en 2007 luego de llegar casi a la guerra civil con el Fatah.

Desde entonces, la Autoridad Palestina ejerce únicamente un control limitado en Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde hace 50 años y distante unas decenas de kilómetros de Gaza, a través del territorio israelí.

El Hamas gobierna en Gaza en donde viven dos tercios de los palestinos de los territorios.

Las luchas interpalestinas son consideradas como uno de los obstáculos a una solución al conflicto israelo-palestino.

Hamas aceptó en septiembre el regreso del enclave a la Autoridad Palestina, presionado por Egipto, por el aislamiento de Catar y por un severo control financiero de la Autoridad Palestina, que dejó de pagar las facturas de electricidad para el enclave provista por Israel.

Las medidas del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, hicieron más difícil la situación para los habitantes del enclave.

El riesgo de una explosión social incitó al Hamas a aceptar una reconciliación con el Fatah, estiman los expertos.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL