CLASIFICACIóN MUNDIAL

Solo dos universidades iberoamericanas entre las 200 mejores del 'ranking' de Shanghái

Solo dos universidades iberoamericanas entre las 200 mejores del 'ranking' de Shanghái
La Universidad de Barcelona es pública y tiene el lema 'la libertad lo llena todo de luz'.

Las universidades estadounidenses, con Harvard a la cabeza, dominan la edición 2018 del 'ranking' de Shanghái, publicado este martes, en el que sólo dos centros iberoamericanos aparecen entre los 200 mejores.

En la posición 180, la Universidad de Barcelona es la más valorada entre los centros iberoamericanos y le sigue la Universidad de Sao Paulo (195).

El 'ranking' de Shanghái es un estudio elaborado desde 2003 por el gabinete independiente Shanghai Ranking Consultancy, que evalua 500 establecimientos de enseñanza superior de todo el mundo.

En la edición de 2018, el top 10 de este 'ranking' es idéntico al del año pasado. Harvard lidera por decimosexto año consecutivo la clasificación, seguida por su compatriota Stanford y la británica Cambridge.

Las universidades estadounidenses ocupan ocho de las diez primeras plazas.

Como el año pasado, sólo cuatro establecimientos no estadounidenses se encuentran entre los veinte mejores: Cambridge, Oxford, la University College de Londres y el Instituto federal de tecnología de Zúrich (Suiza), en la decimonovena posición.

Entre las universidades iberoamericanas ubicadas más allá del puesto 200 aparecen la Complutense de Madrid (213), La UNAM de México (235), la Pompeu Fabra de Barcelona (240), La Universidad de Buenos Aires (262) y la Universidad de Granada (268) se encuentran entre las 300 mejores.

Otros centros iberoamericanos son las universidades autónomas de Barcelona (303) y de Madrid (304), la Federal de Río de Janeiro (314) y la Universidad de Chile (361).

La clasificación de Shanghái, presentada como "la más fiable", tiene en cuenta seis criterios, por ejemplo, el número de premios Nobel, las medallas Field, el número de investigadores más citados por disciplina o las publicaciones en las revistas Science y Nature.

Cada año este famoso 'ranking' recibe críticas de ser demasiado sesgado y de beneficiar a las universidades anglosajonas y los buenos resultados de estos centros en el pasado, en lugar de la calidad de la enseñanza en el presente.

Edición Impresa