Starbucks cerrará en Estados Unidos por una tarde para capacitar a su personal contra el racismo

Los hombres fueron liberados después de que Starbucks no presentó cargos.

Starbucks anunció el martes que cerrará sus más de 8 mil tiendas en Estados Unidos en la tarde del 29 de mayo para realizar una formación contra el racismo tras el arresto de dos hombres afroamericanos en uno de sus cafés.

+info

Starbucks enfrenta polémica en Estados Unidos acusada de discriminación racial

La decisión busca contrarrestar una ola de indignación en Estados Unidos y llamados al boicot tras la detención de estos dos hombres que aún no habían consumido nada y esperaban a un amigo en un café de Filadelfia, grabada en un video que se tornó viral en las redes sociales.

"Pasé los últimos días en Filadelfia con mi equipo de liderazgo escuchando a la comunidad, aprendiendo lo que hicimos mal y los pasos que tenemos que dar para solucionarlo", dijo el presidente de la compañía, Kevin Johnson.

"Aunque esto no se limita a Starbucks, estamos comprometidos a ser parte de la solución", añadió en un comunicado publicado en el sitio web de la empresa fundada en 1971, que tiene más de 25 mil tiendas en todo el mundo.

La formación involucrará a unos 175 mil empleados en todo el país y está diseñada "para enfrentar prejuicios, promover la inclusión, prevenir la discriminación y asegurarse de que todos dentro de un café Starbucks se sientan seguros y bienvenidos".

El exfiscal general Eric Holder y Bryan Stevenson, fundador de la ONG Iniciativa para una Justicia Equitativa y un abogado de fama internacional que defiende a condenados a muerte, figuran entre los expertos consultados para diseñar la capacitación, indicó Starbucks.

Aunque Johnson ya había pedido disculpas a los dos hombres arrestados, el alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, consideró que esto no era suficiente y ordenó investigar las prácticas de la empresa.

El video de la detención, que generó más de 10 millones de reproducciones y fue difundido por una cliente blanca de Starbucks, Melissa DePino, muestra a varios policías uniformados interrogando y luego esposando a los dos hombres afroamericanos, que no ofrecen resistencia.

En primer plano, un hombre blanco, también cliente en la cafetería, cuestiona la detención, preguntando repetidamente a un policía: "¿Qué hicieron? ¿Qué hicieron?". "Llamaron a la policía porque estos hombres no habían pedido nada. Estaban esperando a que apareciera un amigo, que llegó mientras los sacaban esposados por no hacer nada. Todo el resto de (personas) blancas nos preguntamos por qué nunca nos ha sucedido algo así cuando hacemos lo mismo", dijo DePino en su cuenta en Twitter.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL