CONFLICTO COLOMBIANO

Uribe llama a votar 'No' en plebiscito por la paz

Uribe llama a votar 'No' en plebiscito por la paz
Uribe llama a votar 'No' en plebiscito por la paz


El expresidente de Colombia Álvaro Uribe llamó este miércoles a votar "No" en el plebiscito para refrendar el acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla FARC, con el que buscan poner fin a medio siglo de conflicto armado.

+info

Colombia: Corte Constitucional avala plebiscito por la pazA 'semanas' de firma definitiva de paz con las FARC, dice negociador

"Debemos votar 'No' al ilegítimo plebiscito", declaró el exmandatario (2002-2010) y actual senador, devenido en el más férreo opositor a las negociaciones que el gobierno de Juan Manuel Santos sostiene en Cuba con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) por considerar que traerá "impunidad total" para los guerrilleros.

Según el líder del derechista partido Centro Democrático, el plebiscito como mecanismo de validación del pacto final con la guerrilla es "ilegítimo porque solamente trae una pregunta y baja el umbral (del número de votantes) del 50% al 13% con la disculpa que será por una sola vez".

La Corte Constitucional, que el 18 de julio avaló el plebiscito como mecanismo para que los colombianos refrenden el acuerdo de paz, dijo que éste sólo será válido si los votos favorables alcanzan al menos el 13% del censo electoral (unos 4.5 millones), un porcentaje propuesto por el gobierno y ratificado por el Congreso.

Para Uribe, además, este plebiscito tiene como agravante el hecho de sentar un "precedente" ante la posible legitimación similar de un eventual acuerdo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), segunda guerrilla activa de Colombia, con la que Santos busca iniciar diálogos formales de paz, o con "las bandas criminales" que operan en el país.

Santos, un político de centroderecha que ha hecho de la paz en Colombia el buque insigne de su mandato, negocia desde noviembre de 2012 en Cuba un acuerdo de paz con las FARC, y anunció a fines de marzo la próxima instalación de un diálogo con el ELN, demorado hasta tanto los rebeldes no se comprometan a abandonar el secuestro como arma de guerra.