Washington se prepara para interrogar al fiscal especial Robert Mueller

Washington se prepara para interrogar al fiscal especial Robert Mueller
Robert Mueller.

El fiscal especial Robert Mueller será interrogado el miércoles en el Congreso estadounidense sobre su informe que detalla los vínculos entre la campaña de Donald Trump y el intento de Rusia por interferir en las elecciones de 2016, así como sobre las acciones del mandatario para obstruir esa investigación.



A 16 meses de las elecciones presidenciales en las que Trump aspira a un segundo mandato, es mucho lo que está en juego con esta comparecencia, la primera de Mueller ante los legisladores.



Los demócratas esperan que el testimonio impacte negativamente en la imagen de Trump, y algunos congresistas esperan incluso que las declaraciones del fiscal aporten elementos de peso para iniciar un proceso de destitución contra el presidente.



Pero la reticencia de Mueller a involucrarse en política y los planes de los republicanos de convertir la audiencia, que será televisada, en una riña partidaria digna de un reality show, amenazan con dejar a los estadounidenses igual de confundidos que ante el informe de más de 400 páginas que Mueller presentó en abril.



"La gente tiene derecho a escuchar la verdad, de parte de Mueller, sobre el mal comportamiento de Trump y los actuales riesgos para la seguridad nacional", dijo Adam Schiff, congresista demócrata y presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, una de las dos comisiones que recibirán a Mueller el miércoles.



El informe Mueller, finalizado en marzo tras más de dos años de investigación sobre la injerencia rusa para favorecer a Trump en las elecciones de 2016, documentó numerosos casos de contacto entre la campaña del hoy presidente y agentes de Moscú, pero concluyó que no había motivos para aplicar cargos por conspiración criminal contra el mandatario.



Según el documento, Trump además trató de obstruir la investigación en al menos diez ocasiones, pero Mueller se abstuvo de recomendar cargos criminales alegando que las políticas del Departamento de Justicia impiden acusar a un presidente en ejercicio.



Trump, quien calificó en varias oportunidades la investigación de Mueller como una "caza de brujas" y un "fraude", se declaró exculpado.



"¡El caso está cerrado!, gracias", escribió el mandatario a fines de mayo, luego de que Mueller hablara públicamente por primera vez desde que se diera a conocer el informe.

Edición Impresa

ENVÍOS POR EMAIL