BALANCE DE UN LEGADO

Cinco años del papa Francisco

Temas:

El papa Francisco busca fortalecer la supervisión del Instituto para las Obras de Religión. El papa Francisco busca fortalecer la supervisión del Instituto para las Obras de Religión.
El papa Francisco busca fortalecer la supervisión del Instituto para las Obras de Religión. AP

Desde que fue elegido pontífice de la Iglesia católica, Jorge Mario Bergoglio marcó su propio estilo. Se negó a usar coche oficial y cambió los lujosos aposentos del Palacio Apostólico por una de las habitaciones de la Casa Santa Marta, mucho más austera. Un gesto que anticipaba la reforma que había planeado para la Iglesia y que contó a los periodistas en su primer encuentro. “Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres”, les dijo.

Uno de sus primeros objetivos fue la limpieza en la administración y gestión de la santa sede. Para ello, creó el primer mes de su pontificado un grupo de ocho cardenales que le ayudarían en la reforma de la Curia Romana. Otra seña del nuevo modo de gobernar del papa Francisco: una institución más democrática que se apoya en órganos colegiales para tomar las últimas decisiones, aunque él tiene siempre la última palabra.

Las finanzas fueron otro de los focos problemáticos a los que hizo frente esta comisión. Se crearon tres comisiones para investigar los asuntos económicos de la santa sede y dieron luz verde a una Secretaría de Economía que ahora coordina la gestión financiera del Vaticano. 

El papa Francisco buscaba fortalecer la supervisión del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como banco del Vaticano, a fin de evitar el blanqueo de capitales. En sus 71 años, el IOR ha sido vinculado al fraude y lavado de dinero en varias ocasiones. Hoy sigue bajo investigación por la justicia italiana.

Uno de los momentos más recordados de su pontificado fue su viaje a Lampedusa, Italia, después de la muerte de cientos de inmigrantes que intentaban alcanzar la isla italiana en pateras.

De forma paralela, al aire fresco que ha traído de nuevo la gente a las iglesias, el papa Francisco ha desatado una oleada de críticas, sobre todo, en los ambientes católicos ultraconservadores, que le responsabilizan de estar desacralizando la figura del pontífice y tampoco le perdonan que critique el capitalismo, acusándole de ser comunista.

“Se trata de un pontificado dramático porque hay cardenales que creen que el papa es un hereje y ateos que lo apoyan y que creen que está realizando el mensaje evangélico”, señala el experto vaticanista Marco Politi. 

“También molesta que no sea una obsesión para Bergoglio, por ejemplo, el control de la natalidad –a través del aborto o los métodos anticonceptivos– como sí lo fue en otros pontificados”, explica Politi. “No ha tocado la doctrina o la catequesis, pero para él cuenta mucho la situación personal de cada individuo”, agrega.

Uno de los momentos más recordados de su pontificado fue su viaje a Lampedusa, Italia, después de la muerte de cientos de inmigrantes que intentaban alcanzar la isla italiana en pateras. Su grito de “vergüenza” por lo ocurrido resonó en todo el mundo. De hecho, el mensaje en favor de los huyen de sus países en busca de un futuro mejor se ha convertido en un paradigma que lo ha encumbrado como el pontífice en contra de los muros y a favor de los puentes. Su viaje a Birmania y Bangladesh para denunciar de la situación de los rohinya también fue una elección estratégica. Para el sacerdote jesuita Antonio Spadaro, Bergoglio “pone en acto una diplomacia contra el miedo, que desmonta los fundamentalismos y contrapone al caos apocalíptico la retórica de la misericordia”.

Para su biógrafa, la periodista argentina Elisabetta Piqué, lo más importante que ha puesto en marcha Bergoglio es “un cambio de mentalidad en la Iglesia”.

Tal y como se evidencia en su primera exhortación apostólica Evangelii gaudium, el pontífice –que es para muchos un líder moral incluso en ambientes no católicos– insiste en que la Iglesia debe salir de sí misma e ir a las periferias, es decir, construir puentes para dialogar, compartir y ayudar, especialmente con los más desfavorecidos de la sociedad. Para el fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, Andrea Riccardi, una organización católica –encargada del proyecto de los corredores humanitarios seguros y legales para traer inmigrantes a Europa– el papa “desarrolla una importante labor de diplomacia que preconiza la escucha al otro en cualquier contexto”.

Entre sus frases más recordadas se encuentra la que fue pronunciada durante el vuelo de regreso a Roma de Brasil, cuando el papa Francisco respondió a las preguntas de los periodistas sobre las personas homosexuales. “Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad ¿quién soy yo para juzgarla?”, dijo. 

 Francisco también entró en la historia de la Iglesia marcando el récord de santos canonizados: 885 en total (hasta el 15-10- 2017), siendo el papa que ha proclamado más santos en toda la historia. Este año está previsto que declare santo a monseñor Óscar Arnulfo Romero, otra decisión que ha sido muy cuestionada en los sectores más conservadores.

Para su biógrafa, la periodista argentina Elisabetta Piqué, que lo conoce desde que era arzobispo de Buenos Aires y que hace un balance extraordinario de estos cinco años, lo más importante que ha puesto en marcha Bergoglio es “un cambio de mentalidad en la Iglesia”. Francisco pone en acto “una Iglesia en salida que no condena, sino que acompaña” que “vuelve a la esencia del Evangelio y pone en el centro la justicia social”.

Para Piqué, su mensaje que va más allá de la Iglesia católica, ya que “lo escuchan más en ambientes no religiosos” en parte porque “es un gran comunicador”.

Bergoglio inició su particular cruzada contra los abusos sexuales en la Iglesia siguiendo los pasos de la "tolerancia 0" impuesta por su predecesor Benedicto XVI. Pero es el asunto que más puntos oscuros ha generado en su pontificado. Creó una comisión antipederastia en 2014 y decidió colocar dentro a víctimas de esta lacra. Pero acabó en polémica tras la dimisión de Peter Saunders y Marie Collins, que se habían convertido en íconos de esta lucha. Ambos señalaron cierto obstruccionismo de algunos miembros de la alta jerarquía de la Iglesia para evitar nuevos casos y la credibilidad de las reformas del papa argentino sufrió un duro golpe. Además, su hombre de confianza que manejaba la contabilidad del Vaticano, el cardenal George, está en espera de juicio en Australia acusado de haber cometido abusos sexuales.

El último revés llegó de Chile con el caso del obispo de Osorno, Juan Barros, quien supuestamente encubrió los abusos sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima. Sin embargo, tras defenderlo durante su reciente viaje a ese país, el papa decidió tomar cartas en el asunto e investigarlo personalmente.

A principios de marzo, el enviado del papa en Chile, el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, entregó al pontífice un informe completo con los testimonios sobre el asunto que había recogido durante su viaje. Lo que nadie puede poner en duda es que a Bergoglio le preocupan las personas que han sufrido este tipo de violencia. De hecho, según reveló recientemente el portavoz oficial del Vaticano, Greg Burke, se reúne en viernes en secreto con víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes.

El pontífice argentino culmina a sus 81 años el primer lustro de su pontificado con muchos retos por delante. Entre los proyectos que tiene en agenda, la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Panamá en enero de 2019.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo último en La Prensa

Grupo B Irán y Portugal se juegan la vida por la clasificación

Las miradas estarán centradas una vez más en Cristiano Ronaldo (Cen.), quien lleva cuatro goles. Las miradas estarán centradas una vez más en Cristiano Ronaldo (Cen.), quien lleva cuatro goles.
Las miradas estarán centradas una vez más en Cristiano Ronaldo (Cen.), quien lleva cuatro goles. AFP

Irán puede convertirse en el primer equipo en evitar que Cristiano Ronaldo anote en este Mundial, el resultado podría tener ...

Mundo Nicolás Maduro llama a militares venezolanos a cerrar filas contra la 'traición'

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. AP/Archivo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, llamó este domingo a los militares a cerrar filas contra la "traición", al ...