ESTADÍSTICAS

Delincuencia no es confinada a pesar de la cuarentena y el toque de queda

Delincuencia no es confinada a pesar de la cuarentena y el toque de queda
Según estadísticas del Ministerio Público que van desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de 2020 dan cuenta que van 242 homicidios, un 38% más de casos que para el mismo periodo de 2019 cuando se reportaron 175 casos. Archivo

El crimen no se confina. A pesar de las restricciones de movilidad aplicadas a raíz de la pandemia en los últimos meses delitos como homicidios, feminicidios, robos y de índole sexual siguen ocurriendo, incluso algunos en mayor número que el año pasado.

Por ejemplo, las estadísticas del Ministerio Público que van desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo de 2020 dan cuenta que van 242 homicidios, un 38% más de casos que para el mismo periodo de 2019 cuando se reportaron 175 casos. 

La mayor parte de estos hechos violentos se han dado en Colón donde hubo 40 homicidios, así como en Panamá Oeste con 55 y el distrito de San Miguelito en la provincia de Panamá donde se registraron 26 casos. En el interior del país Chiriquí presenta la mayor cifra de homicidios con 11 hasta el mes de mayo.

También el informe estadístico indica que se han ocurrido en el país 16 feminicidios, un 45% más que en 2019 cuando hubo solo 11. Cinco de esos casos se cometieron en la comarca Ngäbe Bugle, cuatro en la provincia de Panamá, cuatro en Panamá Oeste, dos en Chiriquí y uno en Coclé.

En cuanto a los delitos contra la integridad y la libertad sexual, hasta mayo de 2020 las autoridades registran 1,924 casos lo que significa una baja si se compara con los 2,636 de 2019. No obstante, cuando se analiza el tipo específico de delito hay renglones como el de la pornografía infantil donde hubo un incremento de un 86% si se mide con el mismo período de 2019. 

Finalmente, la cifra de delito contra el patrimonio económico más recientes que van desde 1 hasta 30 de abril de 2020, y que incluye robo y hurto, dan cuenta de 573 casos reportados en el Primer Distrito Judicial que incluye las provincias más pobladas  de Panamá, Panamá Oeste, Colón, Darién y el distrito de San Miguelito. Esto representa unos 19 delitos de este tipo por día en promedio.

Para el sociólogo Danilo Toro la actividad criminal desde antes de Covid-19 ya venía registrando cierto aumento y ahora se aprovecharon del estado de emergencia. “El mundo criminal nunca ha entrado y no entrará en cuarentena ni confinamiento. Todo lo contrario, lo ven como una oportunidad”, explicó.

Conforme al especialista ahora las entidades de seguridad deben velar por administrar una emergencia nacional y la actividad criminal, por lo que ahora más que nunca el Estado tiene que funcionar en coordinación.

“La situación económica tiene un efecto en el mundo criminal y el Estado debe tomar sus precauciones con mucha coordinación porque esto no solo se trata de un problema policial, ya que involucra muchas más entidades”, concluyó.

Ante este aumento de homicidios y otros delitos, el ministro de Seguridad Pública, Juan Pino ha planteado que no “vamos a ser blandos” con el crimen. De hecho, durante las últimas semanas tanto Pino como autoridades del Ministerio Público se vienen reuniendo para adoptar acciones como por ejemplo 33 allanamientos en Colón. Igualmente se han llevado a cabo acciones en Panamá, Panamá Oeste y San Miguelito.

 El último encuentro entre Pino y el procurador, Eduardo Ulloa se llevó a cabo este lunes 15 de junio, para tratar entre otros temas dichas estrategias. 

Otra de las apuestas del Gobierno en este tema es el proyecto del Sistema Nacional de Emergencias 911, que implica la puesta en marcha de un sistema de vigilancia por medio del cual se instalarán unas 435 cámaras inteligentes en las comunidades y principales avenidas de la provincia de Colón.

Omar Smith, director del Sistema Nacional de Emergencias 911, sostuvo que el Centro de Operaciones Regional de Colón a través de las cámaras  ha permitido realizar varias detenciones.

Conforme a Smith las cámaras ayudan a llegar más rápido a la escena y permiten  el reconocimiento facial y de placas, que son componentes que apoyan las acciones policiales en la provincia de Colón. Este  proyecto indican que podría extenderse en un futuro a la ciudad de Panamá.

Edición Impresa