Archipiélago

España habilitará carpas y campamentos para acoger a 7 mil migrantes en Canarias

España habilitará carpas y campamentos para acoger a 7 mil migrantes en Canarias
Unos 500 migrantes, de un grupo de mil 334 rescatados de diferentes embarcaciones, esperan ser trasladados a los alojamientos de emergencia de la Cruz Roja desde el puerto de Arguineguín. AFP/Desiree Martin

El gobierno español anunció este viernes que habilitará carpas y campamentos temporales de emergencia para acoger hasta 7 mil personas en las islas Canarias, dentro de un plan para contener el intenso flujo migratorio en este archipiélago cercano a África.

Las medidas incluyen también el refuerzo de los equipos de salvamento marítimo en la región y se complementan con la ofensiva diplomática lanzada desde Madrid en varios países africanos para evitar la salida de embarcaciones precarias hacia estas islas atlánticas.

En una visita al archipiélago, cuyas autoridades regionales denuncian la saturación del sistema de acogida, el ministro de Inclusión, José Luis Escrivá, anunció la creación en semanas de “carpas y campamentos de emergencia que nos van a permitir cubrir 7 mil plazas”.

Estos dispositivos son una solución temporal mientras el gobierno adecúa otras instalaciones y edificios, la mayoría cedidas por el ejército, para acoger “de forma más estable” a los recién llegados a las islas.

Estas nuevas plazas deben permitir trasladar a los 5 mil 500 migrantes alojados actualmente en hoteles, inusualmente vacíos de turistas por la pandemia, así como a más de mil que están todavía ubicados en el puerto de Arguineguín, foco de críticas de oenegés por su saturación y sus precarias condiciones.

El plan se financiará con 84 millones de euros (99.7 millones de dólares) de fondos europeos, indicó el ministro.

Los acuerdos europeos con Turquía, Libia y Marruecos para frenar la inmigración por el Mediterráneo desplazaron la presión a este archipiélago que ha recibido unas 12 mil personas desde septiembre y más de 18 mil desde comienzo de año, más de 10 veces que en el mismo periodo de 2019.

Este flujo desbordó al gobierno español, criticado por haber improvisado ante esta crisis. “Está claro que podríamos haber llegado antes, podríamos haber tenido más capacidad de anticipación”, reconoció el ministro Escrivá.

El presidente regional Ángel Víctor Torres, que acompañó al ministro en la rueda de prensa, exigió la derivación de migrantes a otras regiones españolas para descongestionar los sistemas de acogida canarios.

“Canarias se niega rotundamente a ser quien acoja el 100% de la inmigración que llega a nuestra tierra”, afirmó Torres.

El gobierno, sin embargo, prioriza negociar con los países de origen para frenar las salidas y reactivar las repatriaciones interrumpidas por la pandemia.

“La política migratoria es una política integral, no son atajos”, “y lo importante es el ámbito exterior”, es decir luchar contra las mafias de migrantes, cooperar con países de origen y “proteger a los vulnerables”, dijo este viernes en Rabat el ministro español de Interior, Fernando Grande-Marlaska, tras reunirse con su homólogo marroquí.

Madrid procederá a “la devolución” de los migrantes “que son irregulares y no son acreedores de la protección internacional”, dijo Marlaska en su visita a Marruecos, de donde proviene buena parte de los inmigrantes que llegan a Canarias.

De su lado, la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González, que el domingo viajará a Senegal, se reunió este viernes en Ginebra con representantes de la Organización Internacional para las Migraciones y del Alto comisionado para los refugiados (ACNUR).

A la OIM González le solicitó su “colaboración” para aplicar el plan anunciado este viernes para acoger a los migrantes en Canarias, según señaló un comunicado de su ministerio.

Edición Impresa