Informe del Congreso de Estados Unidos responsabiliza a Boeing y la FAA por accidentes del 737 MAX

Informe del Congreso de Estados Unidos responsabiliza a Boeing y la FAA por accidentes del 737 MAX
El informe se suma a las gestiones emprendidas para resolver los problemas del modelo 737 MAX, en tierra desde marzo de 2019. AFP/Archivo

Una investigación del Congreso de Estados Unidos responsabilizó a Boeing y a la Administración Federal de la Aviación (FAA) por los accidentes del modelo 737 MAX de la firma aeroespacial, según el informe divulgado este miércoles.

En sus 239 páginas, el reporte da cuenta de “reiteradas e importantes fallas” de ambos, incluyendo presiones de Boeing sobre la FAA para aprobar el modelo MAX en el marco de su competencia con Airbus, una “cultura del ocultamiento” de la empresa e influencia indebida sobre los reguladores, que no supervisaron debidamente.

El documento es la culminación de una investigación de 18 meses realizada por el Comité de Transporte e Infraestructura de la Cámara de Representantes sobre los accidentes de los vuelos de Lion Air y Ethiopian Airlines que se cobraron en total 346 vidas.

“Nuestro informe plantea revelaciones inquietantes sobre cómo Boeing -bajo presión para competir con Airbus y generar ganancias en Wall Street- escapó al escrutinio de la FAA, ocultó información crítica a los pilotos y finalmente puso en servicio aviones que mataron a 346 personas inocentes”, dijo el representante demócrata de Oregón, Peter DeFazio, que preside la comisión.

“Lo que es particularmente irritante es cómo Boeing y la FAA jugaron con la seguridad pública en el período crítico entre los dos accidentes”, agregó.

El informe se suma a las gestiones emprendidas para resolver los problemas del modelo 737 MAX, en tierra desde marzo de 2019.

“Múltiples comités, expertos y autoridades gubernamentales han examinado cuestiones relacionadas con el MAX, y hemos incorporado muchas de sus recomendaciones, así como los resultados de nuestras propias revisiones internas, en el 737 MAX y en el proceso general de su diseño”, dijo Boeing.

“Una vez que la FAA y otros reguladores hayan determinado que el MAX puede volver al servicio de manera segura, será uno de los aviones más minuciosamente examinados de la historia, y tenemos plena confianza en su seguridad”, agregó la firma.

Un portavoz de la FAA dijo que la agencia “espera trabajar con el Comité (parlamentario) para implementar las mejoras identificadas en su informe”.

Y agregó que “la FAA sigue un proceso minucioso, no un cronograma preestablecido, para devolver la aeronave al servicio”.

Edición Impresa