INVESTIGACIÓN

El capo italiano Rocco Morabito escapa de cárcel uruguaya y vuelve a la fuga

El capo italiano Rocco Morabito escapa de cárcel uruguaya y vuelve a la fuga
Morabito, de 52 años, fue detenido en 2017 en un hotel de Montevideo tras residir por 13 años con otra ident

El escurridizo capo italiano Rocco Morabito, quien fuera uno de los 10 delincuentes más buscados del mundo y detenido en Uruguay desde 2017 para extraditar a Italia, vuelve a estar prófugo: ahora escapó de una cárcel uruguaya por la azotea junto a otros tres extranjeros."Cuatro personas con arresto administrativo" alojadas en un centro de reclusión de Montevideo se "fugaron por las azoteas del edificio mediante boquete y copamiento (invasión) de una finca lindera", donde robaron dinero a los propietarios, informó el Ministerio del Interior en un comunicado."Entre los fugados se encuentra el italiano Rocco Morabito, quien estaba a la espera de su extradición por parte de la Justicia italiana siendo investigado por tráfico internacional de drogas", señaló el texto oficial.La reacción del gobierno italiano no se hizo esperar. "Es desconcertante y grave que un criminal como Rocco Morabito, jefe de la 'Ndrangheta' (mafia calabresa), haya logrado escaparse de una prisión en Uruguay en donde esperaba la extradición", dijo el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini. "Pedimos explicaciones inmediatas al gobierno de Uruguay", escribió el ultraderechista ministro italiano en una nota divulgada a la prensa. "Le vamos a dar caza donde esté", prometió en breve comunicado."¿Qué hacen, quiénes son?", preguntó Elida Ituarte a los cuatro fugados que invadieron su departamento en la noche del domingo cuando ella se aprestaba a dormir. Le pidieron las llaves del lugar para salir. No pudieron abrir la puerta, así que ella misma lo hizo.La niebla era densa en Montevideo, y el calor inusual para el invierno austral. Ituarte decidió bajar la persiana pero dejó la ventana abierta, y por allí ingresaron los cuatro fugados tras alcanzar una terraza desde una pequeña pared de la prisión.Según la mujer, tras dejar su casa, salieron a la calle por la puerta frontal del edificio.

Edición Impresa