Protestas

Sube a 23 la cifra de muertos en Chile, a 5 semanas de estallido social

Sube a 23 la cifra de muertos en Chile, a 5 semanas de estallido social
Protesta frente a la Moneda, palacio presidencial de Chile.

La cifra de muertos subió a 23 tras cinco semanas del inicio del estallido social en Chile, donde los incendios, saqueos y manifestaciones no ceden en varias ciudades, y ninguna medida ni acuerdo político logra aplacar la violencia.

La última víctima es un menor de 13 años que falleció “en un atropello por un furgón (camioneta) en el contexto de manifestaciones” en la ciudad de Arica (unos 2,800 km al norte de Santiago. Un adulto que lo acompañaba resultó herido y el conductor del vehículo fue detenido, informó este viernes la Subsecretaría del Interior.

Desde el 18 de octubre, cuando protestas por la suba del boleto de metro derivaron en demandas más amplias y la peor crisis social en tres décadas de democracia, han muerto 23 personas, mientras que más de 2,000 resultaron heridas. El balance incluye más de 200 personas que sufrieron lesiones oculares graves producto de disparos de balines de la Policía.

Miles de personas se volvieron a reunir esta jornada en plaza Italia -epicentro de las manifestaciones en Santiago- en la quinta "marcha más grande de Chile", que ha logrado convocatorias masivas cada viernes desde que estalló la convulsión social.

“No podemos bajar los brazos. Hay que seguir manifestándose porque no hemos conseguido nada, porque sigue la represión y además (el gobierno) sigue firmando acuerdos truchos (falsos) como el acuerdo por la paz”, dijo a la AFP Claudia Ortolani, una joven manifestante.

En los alrededores, encapuchados se enfrentaron a la policía, que dispersó a la turba con gases lacrimógenos y carros lanza agua, constató la AFP.

En tanto, cerca de un centenar de personas protestaban fuera del centro comercial Costanera Center, el más grande de Sudamérica, en el exclusivo barrio de Providencia, mientras una veintena de agentes antidisturbios resguardaba el ingreso al edificio.

La Policía se comprometió a no utilizar balines o perdigones, pero el jueves un camarógrafo resultó herido y esta institución reconoció que “existe una alta probabilidad” de que haya sido con escopeta antidisturbios.


Edición Impresa