ESTADOS UNIDOS

Trump desestima el cambio climático en visita a una California devastada por los incendios

Trump desestima el cambio climático en visita a una California devastada por los incendios
Una escuela en Oroville, California, fue destruida por el incendio llamado Bear. AFP/Josh Edelson

El presidente estadounidense, Donald Trump, desestimó este lunes que el cambio climático sea la causa de los letales incendios que azotan el oeste del país, durante una visita a California, uno de los estados más afectados por las llamas.

El mandatario se dirigió este lunes a la capital estadal Sacramento para informarse sobre la situación en la zona antes de retomar sus actividades de campaña para las elecciones del 3 de noviembre.

Las decenas de focos que arrasan la costa oeste desde hace días han dejado al menos 35 muertos desde el inicio del verano boreal, 27 de ellos en la última semana en los estados de Washington, Oregón y California.

En total, unas cinco millones de hectáreas han sido arrasadas por al fuego en la costa oeste, lo que ha llevado a líderes demócratas a insistir en la necesidad de luchar contra el cambio climático, un tema sobre el que el presidente se ha mostrado escéptico.

La temporada de los fuegos dura en teoría hasta noviembre.

El gobernador Gavin Newsom le dijo al mandatario en una reunión que “el cambio climático es real y ha exacerbado esto”.

“Lo caliente se está volviendo más caliente, lo seco, más seco”, indicó el gobernador.

Pero Trump, tachado de “pirómano climático” por su rival demócrata Joe Biden, lo contradijo y aseguró que el clima “comenzará a enfriarse”. “No creo que la ciencia lo sepa realmente”.

“Desearía que la ciencia concordara con usted”, terció Wade Crowfoot, jefe de la Agencia de Recursos Naturales de California, también presente en el encuentro.

El consenso científico dice que la magnitud de esos fuegos está vinculada al cambio climático, que agrava una sequía crónica y provoca condiciones meteorológicas extremas.

El calentamiento global amplifica las sequías, creando condiciones ideales para que los incendios forestales se extiendan sin control y causen daños sin precedentes.

Pero Trump insiste que los fuegos son el resultado de una supuesta mala gestión de los bosques en estos estados, que están controlados por el partido opositor.

“Tenemos que hacer mucho con la gestión de los bosques”, dijo al llegar a California, asegurando además que los árboles “explotan”.

“Cuando los árboles se caen, después de un corto período de tiempo, unos 18 meses, se vuelven muy secos. Se vuelven realmente como un fósforo... Simplemente explotan”, lanzó, generando críticas y burlas en redes sociales.

Newsom reconoció que hace falta una mejor gestión, pero indicó que la mayor parte de los bosques están ubicados en tierras federales.

Por su parte, Biden fustigó la posición de Trump sobre el calentamiento global.

“Podemos comprometernos a avanzar juntos porque sabemos que el cambio climático es un desafío existencial que determinará el futuro de nuestro país”, o “podemos elegir el camino de Donald Trump: ignorar los hechos, negar la realidad, que es rendirse completamente”, añadió.

Kamala Harris, su compañera de fórmula, irá a California este lunes por la noche para comprobar los daños provocados por las llamas y reunirse el martes con los responsables de los servicios de emergencia.

En California, el fuego se han cobrado 16 víctimas en la última semana, 14 de ellas en el condado de Butte, escenario en noviembre de 2018 de incendios que arrasaron la ciudad de Paradise.

Los incendios ya habían dejado ocho muertos en agosto en ese estado.

Los residentes de Arcadia, en las afueras de Los Ángeles, recibieron la orden de evacuar el domingo a medida que el cercano Bobcat Fire se extendía hacia el sur a través de un terreno boscoso hacia la metrópoli.

“Esta es la primera vez que me ordenan evacuar”, dijo a la AFP Chuan Mao, residente de la vecina Monrovia. “Nunca antes en 30 años que vivo aquí, primera vez”.

En Oregon, donde se han reportado 10 fallecidos por los incendios, ardieron más de 400.000 hectáreas de bosque, el doble de lo que suele incendiarse cada año, dijo la gobernadora Kate Brown al canal CBS el domingo. Las autoridades pidieron a unos 500.000 habitantes que evacuaran sus hogares, y 40.000 ya lo han hecho.

En el estado de Washington, donde la última víctima registrada fue un bebé, el gobernador Jay Inslee, también demócrata, criticó las “falsas” afirmaciones de Trump en una carta abierta.

“Su negativa a responder al cambio climático - y las medidas que ha tomado para permitir aún más contaminación de carbono - acelerará los incendios devastadores como los que se ven hoy en día”.

Edición Impresa