POLÍTICA

Una novata desafía al todopoderoso Lukashenko en la presidencial de Bielorrusia

Una novata desafía al todopoderoso Lukashenko en la presidencial de Bielorrusia
La candidata Svetlana Tijanóvskaya. AFP

Las elecciones presidenciales en Bielorrusia, cuyos resultados se conocen normalmente de antemano, serán un desafío el domingo para el autoritario Alexandre Lukashenko que ha visto emerger por primera vez en años a una oponente inesperada, novata en política y que moviliza a multitudes.

Al frente desde 1994 de esta exrepública soviética enclavada entre la Unión Europea (UE) y Rusia, el presidente bielorruso redobló esfuerzos en las últimas semanas para frenar el ascenso de Svetlana Tijanóvskaya, denunciando un complot con la complicidad del Kremlin para precipitar su caída.

El jueves prometió combatir el "incendio en el corazón de Minsk" que, según él, sus rivales esperan avivar. Y el viernes, en un tono irónico, propuso "inyectar una gota [de su sangre] a todos los opositores [...] la forma más simple para que vuelvan" con él.

Ante la represión de las últimas semanas y las "informaciones preocupantes" sobre fraudes, Francia, Alemania y Polonia pidieron al presidente saliente unas elecciones "libres y justas".

Pero su contrincante, Svetlana Tijanóvskaya, ha movilizado a multitudes de simpatizantes nunca vistas en todo el país, que piden el “cambio” y exigen derribar los muros de las prisiones bielorrusas.

Esta profesora de inglés de formación de 37 años celebró el viernes que su país “está despertando”, en una entrevista a la AFP, aunque advirtió que se producirá un fraude durante los comicios.

Una novata desafía al todopoderoso Lukashenko en la presidencial de Bielorrusia
Svetlana Tijanóvskaya. AFP

"Hemos visto en los últimos días cómo estas elecciones están siendo falsificadas sin pudor. No tenemos esperanza con que cuenten los votos de manera honesta", afirmó.

Hay otros tres candidatos están en liza, pero ninguno supo movilizar a los votantes como Tijanóvskaya.

Al menos 5,000 de sus partidarios se reunieron el jueves por la noche en Minsk, desafiando una prohibición de las autoridades y al grito de “¡Vete!”, dirigido al presidente.

“Espero realmente que ocurra algo, ahora que todo el pueblo se ha levantado”, declaró a la AFP Liudmila, una jubilada de 68 años.

Una novata desafía al todopoderoso Lukashenko en la presidencial de Bielorrusia
Seguidores de Svetlana Tijanóvskaya. AFP

Tijanóvskaya se presenta como una “mujer corriente, una madre y una esposa”, que remplazó en poco tiempo a su marido, Serguéi Tijanovski, un bloguero encarcelado en mayo.

Calificada de "pobre chica" por el líder bielorruso, la candidata llamó a sus conciudadanos a dejar de tener miedo de la represión, en un país que nunca ha visto surgir una oposición unida y estructurada.

Por ello, unió fuerzas con otras mujeres: Veronika Tsepkalo, la pareja de un opositor exiliado, y Maria Kolesnikova, la directora de campaña de Viktor Babaryko, un exbanquero que fue puesto entre rejas cuando mostró su intención de presentarse.

Una novata desafía al todopoderoso Lukashenko en la presidencial de Bielorrusia
Svetlana Tikhanovskaya (C), acompañada por Veronika Tsepkalo (izq.), y Maria Kolesnikova. AFP

En caso de victoria, prometió permanecer en el poder el tiempo suficiente para liberar a "los prisioneros políticos", organizar una reforma constitucional y nuevas elecciones.

La votación del domingo se desarrollará igualmente en un ambiente de desconfianza sin precedentes hacia Moscú, de quien Alexandre Lukashenko es a la vez el aliado más cercano y más imprevisible.

Si bien sus relaciones siempre tuvieron altibajos, en 26 años las tensiones nunca han sido tan concretas: para Lukashenko, los "marionetistas" del Kremlin tienen la intención de convertir a Bielorrusia en un vasallo.

A finales de julio, las autoridades bielorrusas detuvieron a 33 rusos, presuntos mercenarios del opaco grupo militar privado Wagner, conocido por ser cercano al poder ruso, acusados de preparar una "masacre" en Minsk. Moscú rechazó estas afirmaciones.

El presidente ruso, Vladimir Putin, quiso calmar las aguas el viernes. En una llamada telefónica a Lukashenko, deseó una votación "tranquila" y una "situación política interior estable".

El martes, Lukashenko insistió en un discurso que "no abandonará el país" en manos de Moscú y lanzó maniobras militares en la frontera.

Una novata desafía al todopoderoso Lukashenko en la presidencial de Bielorrusia
Presidente de Bielorrusia, Alexandre Lukashenko. AFP

Ante el temor a fraudes, la oposición previó organizar su recuento de votos, y pidió a los electores que envíen fotos de sus papeletas y lleven una pulsera blanca en señal de apoyo.

Los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) no estarán presentes por primera vez desde 2001 por no haber sido invitados a tiempo.

El número de observadores nacionales ha sido reducido, oficialmente debido a la epidemia de coronavirus.

Por otro lado, las autoridades bielorrusas anunciaron este viernes, más de treinta años después de la catástrofe de Chernóbil, que cargaron con combustible su primera central nuclear, concebida y financiada por Rusia pese a la oposición de la vecina Lituania.


Edición Impresa